E blazquez 80x111 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

Abba y el Reino de Eros en Las Meninas

Eros, entre las lágrimas y el fuego, irá unido a la iconografía del grupo ABBA. BjĂśrn, Benny, Frida y Agnetha escenifican junto a Eros el reino del Deseo dentro de Las Meninas. El retrato de Velázquez se impone en la intención teatral de la cubierta de The Visitors. La composición y el alto contenido intelectual, crea la metáfora de la pintura, se unen poesía y música como en las alegorías de Tiziano. El espejo, como objeto mágico, cierra la cubierta. El espejo, como retrato de la alegoría de la creación artística, desde el recurso visual, define la representación de la Belleza de la Música de ABBA, se funden el pesimismo nórdico y la estética neobarroca, marcando la significación de la invención e inspiración poética de ABBA que, orquestada por Eros - el motor de la vida-, se explica en la Estética del Neoplatonismo.

Abba Abba The visitors Eros 4 abba Lulius Apolo Luz

En canciones como No hay a quien culpar-When All Is Said And Done, la letra pone de relieve la nueva andadura, sin culpables; el sol y el cielo se mencionan para evocar la Despedida y separación del grupo. Está de actualidad The Visitors, sus letras representan en 1981 una obra del grupo que llevó como emblema la obra del pintor Julius Kronberg, artista simbolista que se nutrió del arte europeo para construir un universo particular y genial. La gran obra €œEros€ preside el Album The Visitors; el joven alado que representa el Amor elevado y el Deseo, se convierte en la imagen emblemática del último trabajo de ABBA. Es una de las Visiones más complejas y ricas del repertorio fotográfico e imaginario de ABBA.

Abba Eros abba Abba 10 Eros Julius 2

Los cuatro genios de ABBA representan una escena que evoca a los lienzos del arte Barroco, remite a €œLas Meninas€ de Velázquez. La escenografía está en vertical marcada con la enigmática obra €œEros€, del pintor sueco Julius Kronberg que, vinculado a la escuela de DĂźsseldorf, construye una galería de personajes insignes que amplían y complican la lectura iconológica de ABBA. Julius Kronberg pintará con poder y resolución el amor de €œDavid y Saúl€, exaltará a Cleopatra que aparece unida a ABBA; obras encumbradas desde la alegoría y con un eje central en los seres alados.

Eros Julius Abba 13 Eros 9 abbaJulius

Eros, entre el placer y el dolor, ricamente pintado, se presenta reposado evocando La Melancolía, como en Miguel Ángel y en Durero, reconstruye, entre geniales pinceladas, el mundo de las tinieblas revelado en los celajes y los colores oscuros, vivas manchas que muestran el mensaje del grupo ABBA, revelan y representan el enigma indecible de Eros, se trata de la despedida del alado grupo y marca la galería de enigmas de los cuatro representantes de ABBA.

Julius 3 Abba 5 Abba 12Eros 7 abba

En el taller de Estocolmo de Julius Kronberg, posan los cuatro componentes de ABBA, se trata de un lugar de culto, un escenario mágico que recuerda la Casa-Morada del pintor Cesare Arbassia en Saluzzo, es decir, la morada del genio se define como mágico escenario que explica el ciclo pictórico que nutre al gran grupo sueco. Las alas de Eros y el Amor ciego, el arco y los colores crepusculares, se convierten en espejo de los mensajes de las mágicas canciones de ABBA.

Abba 4 Eros 2 abba Julius 4 Eros 8 abba

Eros, convertido parcialmente en arcángel, anuncia, como si se tratara de un epílogo, la despedida melancólica de ABBA; el escenario silencioso y el lenguaje de los cuatro actores se articulan en una escena memorable, liberadora; en una atmósfera encendida, con manchas rojas en la misteriosa Frida, bellísima con su cabellera de color que contrasta con la misteriosa Agnetha iluminada que mira, como todos, el enigma no revelado y canalizado en la luz simbólica oculta.

La dorada luz de miel define las atmósferas que, al salir de la Caverna de Platón, permiten recordar a Eros que, desde el fuego,  ilumina las sombras deformadas del los cuatro personajes.

Abba 9 Eros 3 abba Abba 11 Eros 5 abbaAbba 14

En el espejo final de ABBA, como en €œLas Meninas€, el grupo estará visible desde la  invisibilidad, así ha sido, están presentes entre nosotros triunfando. El objeto de silenciosa meditación, el espejo de Eros, se explora entre la fábula y el símbolo. El Espejo-ventana de Eros, como deseo de perfección y de sabiduría, irá unido a ABBA. Se plantea, en paralelo, el debate sobre el proceso creativo; ellos gestan las canciones y ellas van matizando tonos y tintas, texturas que Frida y Agnetha han ido incorporando a la canción, todos participan activamente en el proceso.

El espejo, como reflejo de un concepto ideal de Belleza, de un Deseo, se enfatiza en la ambivalencia de Eros. El deseo de Sabiduría y de Belleza, apoyado en las relaciones de la pintura con la música, gesta el himno a Eros y a ABBA, himno a las fragancias y a la luz de la alada música mágica de ABBA.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: