Merchan original

El blog de Merchán

Luis Alberto Merchán
Blog de Luis Alberto Merchán

La insoportable corrupción

Yo no sé si nos habremos acostumbrado todos, pero lo cierto es que los últimos casos de corrupción que han salido a la palestra nos tendrían que tener anonadados. Y en esto no vamos a hacer distinciones por ideologías: la corrupción es igual de mala la haga quien la haga, venga de donde venga. No obstante, es cierto que en el top del ranking siempre suele estar el mismo partido, que es el PSOE. Nada de lo que estar orgulloso, sin duda, sobre todo cuando uno de los eslóganes que creó al cumplir sus cien primeros años de vida fue aquel de “100 años de honradez” … y ni un minuto más, que decían los castizos.
Dejados atrás los penosos años del postfelipismo con sus filesa, malesa, time export, caso BOE, caso Expo, caso AVE la nueva generación, el PSOE 2.0 nos ha terminado obsequiando con los asuntos de José Blanco, el Merca Sevilla y el patético tema del ex Director General de Trabajo de Andalucía, sí, sí, ese que presumía de ser él el que daba la pasta de todos sin control y sin reparo. La terminaban dando a traficantes de drogas, rufianes, chulos y demás gentes del mal vivir, con su conductor de por medio. Cómo será el tema, que ni sus excompañeros de partido quieren saber nada de él, haciendo una zanja en el suelo y apartándolo al otro lado como para no contagiarse del leproso. Tranquilos, si la lepra ya la habréis cogido después de todos estos años de infamia y trinque sin remisión. Ahora, ¿de qué vale el hacerse el digno? De poco más bien.

Pero bueno, insisto, que aquí nadie puede sacar pecho porque al minuto, se lo parten. Y si no ahí tenemos los casos de Matas y Camps, este último más bochornoso que otra cosa. Pero ¡Dios santo! ¿tanto necesitaban los regalitos del Bigotes como para decirles a aquellos sinvergüenzas esas cosas tan cursis que estamos escuchando en los medios? Penoso.

Y el tema no acaba ahí, que tenemos el asunto de Urdangarín... si es que aquí, el que no corre, vuela. Y todo esto en un momento en el que la crisis nos está destrozando como país. Un momento en el que se nos exige a los ciudadanos toda clase de esfuerzos y ajustes. Y habrá que hacerlos, porque un mínimo sentido del patriotismo tiene que guiar nuestros pasos, pero claro ¿quién nos puede pedir esfuerzos sin dar ejemplo a cambio? No nos tomemos a risa estos temas. Si la democracia no se protege de esto, podremos caer en manos de aventureros y desalmados que tendrán mucho más fácil vendernos la moto. Espero no equivocarme

¿No estás de acuerdo conmigo? Me parece estupendo, si quieres debatir sobre este u otros asuntos podremos hacerlo en la línea de comentarios de ahí abajo. Si prefieres hacerlo en privado

blogdemerchan@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: