Atrezzo original

El Baúl del atrezzo

Antonio Sánchez

AVICINE

La pasada semana conocimos la puesta en marcha en nuestra ciudad de un nuevo evento relacionado con el mundo cinematográfico que se celebrará a finales del mes de mayo: Avicine. La empresa publicitaria Eñe Creativos, con el patrocinio del Ayuntamiento de Ávila y la colaboración de varias empresas locales, pone en marcha con esto el primer Festival Nacional de Cortometrajes que acoge la ciudad amurallada.
La pasada semana conocimos la puesta en marcha en nuestra ciudad de un nuevo evento relacionado con el mundo cinematográfico que se celebrará a finales del mes de mayo: Avicine. La empresa publicitaria Eñe Creativos, con el patrocinio del Ayuntamiento de Ávila y la colaboración de varias empresas locales, pone en marcha con esto el primer Festival Nacional de Cortometrajes que acoge la ciudad amurallada.

Cabría recalcar ese término de nacional, porque Avicine no es el primer festival de estas características que podemos ver por aquí… No hace mucho tiempo –el último vestigio fechado en 2008- ya se pusieron las bases de todo esto con aquellas Jornadas del Cortometraje “Ávila en Corto”, que organizaba la aún superviviente aunque muy debilitada y defenestrada Asociación Juvenil Claqueta. Aquellas jornadas de 2008, apadrinadas por los directores Kepa Sojo y Javier San Román, no tuvieron carácter de festival sino sólo de muestra, y en ellas pudimos disfrutar de algunos de los mejores cortos del momento, de nuestro cine a lo largo de su historia y de los trabajos de los jóvenes creadores de nuestra ciudad.

En una entrevista que tuve la oportunidad de hacer en aquellas jornadas al abulense Javier San Román, me comentaba que “esto puede ser el germen de algo mayor, se podría convertir incluso en un festival en el que haya una competición, donde participen los mejores cortos que se realicen en toda España y haya actividades paralelas, como talleres de escritura de guión, o de dirección, por ejemplo, que vengan personalidades a dar charlas, y un largo etcétera de cosas. En definitiva, existe un gran número de actividades que se pueden hacer para que crezca como festival”.

Por aquel entonces los miembros de Claqueta, entre los que me incluyo, teníamos grandes expectativas puestas en un proyecto que terminó por fracasar por falta de apoyo institucional. Y es que la celebración misma de esas jornadas de 2008 ya tuvo muchas trabas a sus espaldas desde el Ayuntamiento, concretamente desde la Concejalía de Juventud, y una vez finalizadas quedaron sentenciadas a la pena de muerte, como a la larga le pasaría a la propia asociación.

Hoy eso ya es agua pasada, y ese festival que San Román me describía en la entrevista parece que podría tomar forma, a través de nuevos emprendedores, aunque sólo sea en el modelo de festival y abierto a toda España con sección abulense, y lo mejor de todo, de nuevo con el apoyo del Ayuntamiento, un apoyo que considero fundamental. Esperemos que esta vez no salten del barco como antaño, aunque el apoyo de empresas con el que viene avalado le otorgue mayor seguridad.

Hoy, este nuevo festival que nace lo hace, como ya he comentado, con vocación nacional sin olvidar a la gente de la tierra y en un escenario espectacular como es el Centro de Exposiciones y Congresos “Lienzo Norte”. En aquellos tiempos nos tocó hacerlo en familia en el magnífico auditorio de San Francisco y ya se pudo observar la gran acogida con la que este género cultural cuenta en Ávila, porque estuvo a rebosar.

Con este nuevo festival se debe trabajar bien la publicidad, tan mal gestionada en todos los eventos que se celebran por aquí (Aquello del “Ávila, ciudad del cómic” fue un buen ejemplo de ello). Y qué mejor que sus propios organizadores para esto… En segundo lugar, se debe ofrecer un programa de cortometrajes bueno y para bordarlo, crear un ambiente que invite al público a acudir en masa a tan interesantísimo proyecto.

En esta primera edición del festival se entregarán seis premios: al mejor corto nacional, al mejor corto de animación, al mejor videoclip, al mejor corto de Castilla y León, al mejor corto abulense y un premio especial a los mejores títulos de crédito. Seis premios que en algunos casos estarán dotados económicamente, aunque es una pena que para los locales no se vaya a ofrecer nada más que un trofeo y no dinero o medios que les pudieron ayudar a seguir trabajando en futuros proyectos. ¿Quizás en un futuro…?

Habrá que darle tiempo y esperar. Paciencia. Porque en esto, como en todo, se necesita tiempo. Tiempo para llegar al público, para llegar a los cineastas que puedan participar y para llegar a nuevos posibles patrocinadores que engrandezcan el evento, que permitan aumentar el número de premios, las dotaciones económicas, y que permitan organizar actividades paralelas como las que señalaba Javier San Román en las declaraciones que os he dejado anteriormente, que enriquezcan el festival y lo vayan ayudando a subir los peldaños necesarios hasta llegar a la cima de la consolidación definitiva.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: