Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

El peor final posible

Aún estoy estremecido ante este final. Reconozco que me pilló con el pie cambiado, ya que el tiempo que había pasado desde su desaparición me hacía tener fe en despertar de otra manera de este mal sueño. Pero no, a veces la pesadilla se hace realidad y lo peor sucede.

 

 

Fui testigo por casualidad y allí el último entre los periodistas y curiosos que desde el puente miraban al embarcadero del Pisuerga, me di cuenta de que la triste conclusión a esta impaciente espera parecía estar sucediendo. A lo lejos la reacción de Mike Hansen me dejó de piedra.

 

Después de casi un mes de zozobra Lalo se fue sin despedirse, aislado, derrumbado e incapaz de reconciliarse con la vida. Su carácter combativo, la garra en su ADN, me hizo creer que reaparecería, que sólo se había tomado un respiro para poder volver con energía y reenganchado a la realidad. Pero esa esperanza se desvaneció antes de ayer. Su sensibilidad unida a su fragilidad actual ha sido un cocktail explosivo.

 

Primero hubo de sufrir una dura transición a la realidad post baloncesto con una retirada prematura y después el trágico derrumbe de su mundo profesional como comercial del que fuera entre 1983 y 2006 patrocinador principal del CB Valladolid, que también se llevó por delante sus ahorros y los de muchos allegados. Lalo sintió que le había fallado a mucha gente. Encajó el golpe inicialmente, volvió a estar cerca de la pista y del balón y lo compaginó con el despacho, pero las secuelas acabaron por desviarle del rumbo adecuado.  

 

El cuerpo de Lalo apareció cerca de donde fue enorme, en el embarcadero anexo al Polideportivo Pisuerga. Un contrasentido más, el río lo ha devuelto a pocos metros de una pista que le vio crecer como héroe. Donde vivió gestas y su trabajo y valía le llevó a alcanzar la internacionalidad.

 

Ahora nos queda el recuerdo del jugador de baloncesto más importante que ha dado Pucela. Ya no existen claros y oscuros, solo la leyenda y el mito, alguien que lo ha sido todo en su club y grandioso embajador de nuestra ciudad. Emblema absoluto.

 

Siento que su desaparición ha sido un fracaso de todos, de la ciudad, a pesar de que la voluntad comienza por uno mismo, por no ser capaces de poder devolver a Lalo a su mundo, de retornarle parte de lo que él dejó cuando nos representaba por media España y era el orgullo de Valladolid en la ACB.

 

Pero como digo, su recuerdo no debe perderse como lágrimas en la lluvia, tal como temió el replicante Roy Batty en Blade Runner, en una de las más bellas muertes de la historia del cine. Si no llegamos donde necesitó en vida si debemos ser capaces de preservar su legado. Hablemos de él en presente y transmitamos generación tras generación quién es Lalo García y su importancia para el baloncesto y para Valladolid.

 

Tenemos que afianzarle como referente y que los chavales que aspiran a ser jugadores digan que quieren ser como Lalo. Ese es nuestro trabajo ahora. Que la retirada de la camiseta, que el mágico 5, que el sempiterno capitán no sea sólo un adorno de estantería.

 

Ahora que ya no está me arrepiento de no haberle recordado muchas cosas que quizás le hubieran ayudado. Mi primer día en un partido como miembro del CBV, cuando en el vestuario me calmó y me salvó de sufrir la frustración de Toñín Llorente. Cuando una noche de camaradería en el antiguo Europa Delicias me auguró un largo futuro en el club. Cuando confió en mí para ayudarle y ser su confidente en la dirección deportiva. Cuando sentí su facilidad para hacer grupo y sacarnos a todos una sonrisa en las cuestas arriba. Y tantos y tantos momentos, sobre todo buenos, de los que fuimos testigos y vivimos juntos con otros compañeros y compañeras.

 

Este domingo en el partido del CB Valladolid ante Lleida será un buen momento para rendirle a nivel general nuestro respeto y sentido homenaje y enviar a la familia, en especial sus hijos, su madre y hermanas, todo el ánimo posible. Todos unidos, como afición.

 

La ausencia de Lalo me cubre de tristeza pero siempre estará vivo en mi memoria y en mi corazón. Le doy las gracias por su generosidad, cariño y respeto.

 

Hasta siempre capi.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: