Siluetasalvahernandez copia original

Desde mis pedales

Salva Hernández
Blog personal de Salva Hernández sobre el mundo del ciclismo, rutas, técnicas, consejos, etc...

Por los castillos de la Sierra de Francia (parte 1)

Nos desplazamos hoy a la Sierra de Francia, al sur de la provincia de Salamanca. Hemos hecho hoy una ruta recorriendo los castillos de la sierra y la queremos compartir con vosotros. Hoy toca ruta dura, toca exforzarse y sudar.

Hemos comenzado a rodar en Tamames. En la parte baja del pueblo se erige la Torre de Homenaje de lo que fue en su momento el castillo. La construcción del castillo data, probablemente del siglo XII. En la actualidad apenas queda el torreón citado, de unos doce metros de lado, con un espesor de los muros superior a dos metros, lo que hace ver la finalidad defensiva, no solo de éste, sino de la práctica totalidad de los castillos.

 

Dejamos atrás Tamames por la carretera que nos lleva a Linares de Riofrío. Circulamos por zona de ganaderías de toro bravo, pero como tenemos otra ruta por esta zona, solo diremos que pasamos junto a las afamadas ganaderías de El Pilar, Puerto de la Calderilla y Puerto de San Lorenzo, entre otras.

 

Nuestra siguiente parada, y nuestro siguiente castillo nos lleva hasta Tejeda y Segoyuela. El castillo de Tejeda, según datos del propio municipio data del siglo XV, concretamente del año 1453, cuando Fernando de Tejeda decide levantar esta Casa Fuerte, compuesta por torre del homenaje grande y rectangular, un recinto cuadrado de 23 metros de lado y otro resguardado en la puerta; su construcción es de pizarra con mortero y esquinas de granito. El castillo de Tejeda está actualmente en estado casi completamente ruinoso. Una pena!

 

Alrededor del castillo de Tejeda existe una leyenda, que vista la fecha de construcción del castillo no es otra cosa sino eso mismo: leyenda. El caso es que algún erudito de la historia y de las tradiciones de nuestra provincia, cuenta que en el castillo de Tejeda, en una batalla en Segoyuela, vino a morir el último rey Godo, el Rey Rodrigo . El caso es que Rodrigo, derrotado por los musulmanes en la Batalla de Guadalete, si hacemos caso a la leyenda, ya desposeído, no sólo de la corona, sino también del reino, vino a finalizar sus días en estas tierras de la dehesa salmantina escondiéndose con su amada en la serranía cercana.

 

No nos va a abandonar pues el rey Rodrigo en nuestra ruta, ya que, leyenda o no, la siguiente parada que tenemos está también relacionada directamente con la leyenda del último rey godo.

 

Pero no adelantemos acontecimientos, antes de llegar a esta parada, debemos afrontar la primera dificultad en forma de alto de montaña de nuestra ruta de hoy. Desde Tejeda hemos llegado a Rinconada de la Sierra, y desde allí toca afrontar la subida de cinco kilómetros a través de la sierra Quilama que nos llevará en un rápido descenso hasta el pueblo de La Bastida. Es aquí donde el recuerdo del rey Rodrigo vuelve con nosotros.

 

Y es que hablar de castillos en la Sierra de Francia y olvidarnos del Castillo de la Reina Quilama es imposible, si bien es cierto que ni existe castillo como tal, y que hoy por hoy, la reina Quilama no es sino otra leyenda de la zona. No podremos acudir hasta lo alto de la sierra Quilama con nuestras bicis de carretera para llegar a la gruta de la reina, pero no podemos dejar de mencionarlo:

 

La leyenda de la reina Quilama habla de la mujer que se enamoró del rey Rodrigo cuando aun no era rey. Con Florinda, que así se llamaba la moza, huyó Rodrigo, pero el Conde  don Julián, padre de Florinda, condujo a los musulmanes hasta la batalla de Guadalete, con intención el de recuperar a su hija. Rodrigo, y la Caba, que es como llamaban los musulmanes a Florinda, que significa prostituta, huyeron con el tesoro de los visigodos y se escondieron en la Sierra de las Quilamas, concremante en Valero. Desde allí, desde su castillo mandó construir numerosos pasadizos por toda la sierra para poder huir en caso de ataque, aunque de poco le sirvió ya que murió, por orden de don Julián en la batalla de Segoyuela (volvemos al castillo de Tejeda y Segoyuela), dejando a su amada en una cueva oculta con el tesoro. Continúa la leyenda diciendo que en las noches vísperas de San Juan se oyen los lamentos de la amada desde la profundidad de la cueva…

 

Con la leyenda de Don Rodrigo ponemos fin a la primera parte de esta aventura a pedales. La semana que viene continuamos con el resto de nuestra ruta de castillo en castillo.

twitter: @desdemispedales

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: