Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

La Taberna del Herrero, anodino, anodino

Taberna del herrero detail

La remozada Taberna del Herrero, en pleno centro del tapeo de Valladolid, ofrece cocido todos los jueves. Sería injusto decir que fue malo, porque no lo fue, pero el resultado global de esta experiencia nos dejó con una sensación anodina.

Quizá la sopa marcó el inicio de la comida. Y, como en el resto del cocido, no porque fuera mala. Ni mucho menos. Pero la sopa es el elemento base sobre el que se sustenta la elaboración de este plato, sencillo, pero laborioso y abierto a comerlo en diferentes formatos. Pero cuando llegó, en un buen punto de calor, por cierto, enseguida delató una notable falta de sabor. Como el viejo dicho de 'Las sopas de la venta del Obispo; están muy ricas pero no saben a nada'. Algo parecido.

 

Excesivamente desgrasada, pero con muy poco sabor. Muy aguada y anunciando un mal presagio para los posteriores vuelcos. En este caso, un vuelco más porque La Taberna del Herrero ofrece un cocido en dos entregas; sopa más una bandeja combinada de garbanzos, verdura, patata y el resto de componentes más o menos habituales de este plato. 

 

La entrada en La Taberna del Herrero no puede decirse que fuera triunfal. A los vallisoletanos no nos sorprenden ciertos matices de nuestro carácter pero el camarero nos despachó con cierta desplicencia al preguntar por la reserva. Una vez sentados, todo correcto: local renovado desde la llegada de la nueva dirección, una mesa correctamente preparada e incluso carta. Pero ni rastro de los acompañamientos; sin cebolla, sin guindilla, sin aceiteras ni vinagreras que hubo que pedir... Por lo menos, el vino clarete de Cigales era bastante presentable así como el pan autóctono tan preciado ante el acoso de las barras precocinadas.

 

Por un precio de 15 euros, postre incluido con una rica toriija cántabra, la cantidad no rebosó precisamente. Pero, por partes, en el capítulo de notas el Sanedrín de Tribuna Valladolid suspendió globalmente la sopa (5, 5 y 4 fueron las puntuaciones), aprobó raspado los garbanzos que tiraban a tiesos (5, 5 y 6), suspendió rotundamente en el capítulo de acompañamientos (4, 4 y 0) y solo salvó la carne (7, 7 y 7). Para ser justos, la calidad era solvente: dos tipos de tocino, hueso, jamón, morcillo, relleno y una buenísima morcilla frita aparte del cocido. Rico, pero escaso.

 

Conclusión, que es una pena desaprovechar una ubicación tan excelente para no ofrecer un producto redondo que tampoco responde con fidelidad al criterio de relación calidad/precio. No puedes comer un cocido en el centro de Valladolid y salir con una sensación tan anodina como la sopa, que marcó el resto de la comida. 

 

 

1. Las Fuentes (Zaratán, ofrecen cocido los lunes) 70,60/100 puntos
2. Bar LLadolid (Valladolid, los jueves) 69,3/100 puntos
3. La Venta (Fuensaldaña, los viernes) 68,3/100 puntos
4. Bodega San Pedro (Boecillo, los viernes) 64/100 puntos
5. El Balcón de las Médulas (Valladolid, todos los días) 56.6/100 puntos
6. Ole con ole (Valladolid, los miércoles) 56/100 puntos
7. La Taberna del Herrero (Valladolid, los jueves) 55,6/100 puntos

Comentarios

Pedro 10/04/2014 20:35 #1
He comido el de Las Fuentes y es muy bueno en todos los sentidos. En La Taberna tampoco estuvo mal. Todo el mundo me ha recomendado el Bar Lladolid.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: