Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Eso que llaman escraches

Escrache detail

Plantarse delante de la vivienda de un político para protestar no es el mejor método reinvindicativo sino una manera de perder el fondo con las formas.

Esa tendencia de utilizar términos extranjeros me provoca no pocos sobresaltos. Hace años, el entonces rector de la Universidad de Salamanca Enrique Battaner, me sacó los colores cuando le presenté a una persona como responsable del "Convention Bureau". Battaner me quitó la pijería de encima con una frase contundente: "Nuestro español es lo suficientemente rico como para buscar en otros idiomas: oficina de convenciones". Admito que desde entonces trato de españolizar todo aquello que el castellano nos presta como lengua directa, la de millones de personas en el mundo, aunque es cierto que la invasión angloamericana genera conflictos en las expresiones cotidianas, sobre todo si tienes hijos adolescentes consumidores de sus tendencias musicales o culturales, por ejemplo.

 

Cuando escuché por primera vez eso de los escraches pensé que se trataba de algo relacionado con los Dj's. Perdón pinchadiscos. Qué cosas, antes el que pinchaba música en las fiestas era el tonto que no ligaba y ahora resulta que es el más listo de todos; liga y se lleva una pasta impensable. Pero no, no era el scrach de los discos que produce ese chirriante sonido que se mezcla entre tema y tema.

 

Resulta que la moda del escrache es plantarse frente a la vivienda de un político, por lo general del Partido Popular, claro, y amedrentarle por los desahucios, amén de los recortes y otras protestas mezcladas en un acto de oposición política. En este país confundimos lo que nos interesa para venderlo como un "ejercicio de libertad democrática". De eso nada. Esta historia de ahora trata de amedrentar a la persona, rozando el límite de la privacidad y poniendo en peligro el desarrollo de su vida fuera de la acción profesional del acosado en cuestión. Una gracia, vamos, que parece entrar dentro de ese capítulo de libertades democráticas, a mi juicio, mal entendida porque traspasa muchas fronteras personales que afectan al político señalado y al resto de su familia.

 

Y otra cosa es el fariseismo creado en torno a esto del escrache. La consejera de Fomento del Gobierno de Andalucía dice que si fuera joven estaría detrás de los impulsores de dicha plataforma. A esta buena señora, de cuyo no me acuerdo ni quiero acordarme, también le han sacado los colores al recordarla que en su día fue miembro de un consejo de administración de una Caja de Ahorros donde se aprobaban los desahucios. Claro, que el carguito se llamaba 300 euros por reunión express de esas de llegar, acatar y firmar.

 

Qué cosas.

Comentarios

Javier 09/04/2013 23:08 #3
Curiosamente solo se ponen delante de casas de políticos del PP.
adela 09/04/2013 12:26 #2
Habria que oir los comentarios si fuera al reves. Una pregunta, con esto donde se queda la libertad de opinion y expresion? si con estas presiones que ejercen tenemos que hacer y decir lo que quieren, se acabo...
Arturo A. 09/04/2013 10:24 #1
Con todos mis respetos a opiniones e ideologías. Eso de ponerse ante la casa de alguien no puede permitirse.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: