Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Decisión polémica, pero acertada

Cartel1 detail

¿Acertada o no? La decisión de suspender la procesión general de la Sagrada Pasión, el Viernes Santo, ha desatado la polémica. El riesgo de lluvia era claro, pero al final no llovió. Las consecuencias se traducen hoy en balances y explicaciones.

Alrededor de la procesión del Viernes Santo merodean muchos intereses. Demasiados. El atractivo turístico conjugado con el económicos del sector hotelero y hostelero; la publicidad de Valladolid como capital referente en estas celebraciones litúrgicas y, por encima, el valor de las tallas y sus cofradías.

 

La Junta de Cofradías de Valladolid es garante no solo del desarrollo de las procesiones, sino también de la conservación de las tallas, únicas en España, además de velar por el interés de todas las personas y cofrades que participan en los desfiles. El Viernes Santo fue un día lluvioso, especialmente por la mañana, complicado en el aspecto climatológico porque las rachas de viento eran importantes. Coincidía que las previsiones apuntaban hacia una remisión de la lluvia justo en la hora prevista para el comienzo de la procesión, pero no garantizaba su ausencia durante todo el recorrido.

 

En esa tesitura no caben decisiones salomónicas porque el patrimonio artístico no puede ponerse en peligro. Los presidentes de las diferentes cofradías decidieron suspender la procesión para desencanto general. Son tres años consecutivos sin poder disfrutar de esta auténtica exhibición de arte en una procesión que debe reunir todas las garantías.

 

Personalmente pienso que fue un acierto evitar riesgos por muy dolorosa y polémica que pueda parecer la decisión. Más para los propios responsables de las cofradías, que empeñan tiempo y medios personales para construir durante un año la Semana Santa de Valladolid y no pueden exhibir su trabajo por culpa del mal tiempo.

 

Ahora bien. Teniendo en cuenta que las condiciones climatológicas son siempre imprevisibles por mucho que los informes meteorológicos se aproximen cada vez más, no sería malo plantearse opciones alternativas que sirvan para mitigar los daños de una hipotética suspensión. El alcalde de Valladolid, contrariado y contrario a la postura que adoptó la Junta de Cofradías el Viernes Santo, ya avanzó algo con respecto a disponer de las iglesias abiertas más tiempo para poder contemplar la belleza de los pasos. Hay otras opciones, surgidas desde una opinión política, que invitan a plantearse un Museo de Semana Santa en Valladolid como tienen otras ciudades de la Comunidad.

 

Todo merece una reflexión para mejorar, más si cabe, la Semana Santa y hacer de ella un reclamo global capaz de aglutinar todos los intereses conjuntos como ciudad. Efectivamente, no llovió el Viernes Santo entre las siete y media de la tarde y las once de la noche, pero las primeras gotas podrían haber provocado una cancelación del recorrido con las tallas sin protección alguna. Si la Junta de Cofradías ha sido criticada por adoptar esa decisión poco antes del comienzo oficial del recorrido, mucho más lo hubiera sido en caso de adoptar una actitud de ligereza con peores consecuencias para todos

 

Es cierto que el Viernes Santo acumula tres años consecutivos de cancelaciones y eso es un lastre importante, aunque la grandeza que despierta esta procesión está a prueba de suspensiones. Basta con ver cómo estaba la ciudad ese día y cómo ha estado en general durante toda la Semana Santa. Había ganas de procesiones, pero debe imperar la cordura. Si  el riesgo es peor que los remedios posteriores, no tiene más discusión. Las fechas son las que son y la mirada al cielo no fallará de nuevo, el año próximo, cuando las calles se preparen para vivir la espectacularidad de nuestro particupar museo al aire libre que debe estar siempre salvaguardado  porque su valor es uno de los pilares básicos de la Semana Santa vallisoletana.

Comentarios

maria 03/04/2013 17:36 #3
se podia haber salido recortando el recorrido
Pablo 02/04/2013 19:33 #2
Pues no llovió y se podía haber salido. Creo que fue una decisión totalmente precipitada.
Eva 02/04/2013 19:13 #1
Totalmente de acuerdo. No se puede arriesgar si no existe un cien por cien de previsión. Yo soy cofrade y soy la primera que lo sentí porque trabajo todo el año para esto.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: