Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Opinión variada y de actualidad

Blancos de Rueda: Un equipo sin club

Coach detail

La trayectoria deportiva del Blancos de Rueda merece una matrícula de honor mientras la directiva se ha hecho acreedora del suspenso más rotundo por la gestión de una situación abocada a un nuevo cambio de ciclo.

Volver a escribir de baloncesto me traslada a otros años de vivencias y recuerdos que extraen una conclusión: al menos, en este caso, los tiempos no han cambiado tanto. Cuando aparqué el periodismo deportivo para dedicarme a otras labores en el mundo de la comunicación por supuesto que seguía la actualidad, aunque siempre desde otro plano menos directo. Hoy no estoy tan involucrado como entonces pero ha sido regresar a la actividad informativa de Valladolid y toparme con una especie de hilo conductor de lo que ocurría entonces.

 

Entonces, el club de siempre con otras denominaciones comerciales en función del patrocinador de turno, sufría para reponerse de una crisis económica permanente pero no encontraba la fórmula. Entre medias, convulsiones deportivas que se fueron salvando de manera milagrosa hasta dar con un añito en la LEB que, de manera inesperada, devolvió al equipo a la elite de la ACB. Nuevos proyectos, el caramelo de una Copa del Rey y otra vez al  infierno que, como en la década de los 90, se salvó en los despachos por los problemas económicos de otros.

 

De vuelta a lo cotidiano, nos encontramos que mientras la directiva no paga, los trabajadores de las oficinas trabajan para mantener la actividad del club y la plantilla se aisla de impagos, traspasos y fugas para seguir sumando triunfos que le consoliden en el objetivo de la permanencia, al fin y al cabo el único patrimonio valioso del Club Baloncesto Valladolid.

 

La victoria ante el Estudiantes ha sido una lección del grupo que dirige Roberto González. Lección de profesionalidad ante una directiva muy por debajo de su equipo. Cobrando mal y tarde, el equipo se ha metido en su burbuja deportiva para hacer su trabajo mientras otros no hacen el suyo. Porque esa es la cuestión. No es que sea una gestión buena o mala. No hay gestión. Cuando el presidente José Luis de Paz se embarcó en este proyecto sabía los problemas que iba a encontrarse. Tuvo tiempo para pensar. Como los que aceptaron su llegada, a regañadientes por cierto.

 

No hay ningún reproche. Es simplemente la constatación de una realidad flagrante que choca entre equipo y club. Hay equipo pero no hay club porque la estructura es como un sombrajo pendiente del viento que sople para verificar su estabilidad. La directiva tiene que marcharse porque sus proyectos no han cuajado, pero los que entren se encontrarán con el mismo problema salvo que tengan algo en la recámara de lo imposible. Es cierto que el presidente actual se encuentra en el laberinto de no haber sido capaz de cambiar la dinámica, pero ahora es el momento de salir con menos ruido. El equipo ha dado un paso de gigante para salvarse. Al menos, el primer objetivo se ha cumplido. Ahora falta que también se salve el club.

 

 

Comentarios

Alejandro 05/03/2013 12:41 #1
Por favor, Félix Ángel, vuelve a escribir de baloncesto. Con todos mis respetos, el panorama que tenemos por aquí no es muy destacable. Acertado análisis.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: