Esther original

Delirios en femenino

Esther Pedraza

Soy periodista, con perdón

Me llamo Esther Pedraza y soy periodista, con perdón.

Esto de la comunicación es como el ritmo, se lleva o no en la sangre. Uno elige este oficio porque le gusta contar historias y las cuenta bien. Otros, como todo el mundo sabe, tienen razones que la razón no entiende, pero ahí están.

 

Mi padre, que era un sabio, me dijo que encaminara mis pasos a otras disciplinas más productivas: “estudia farmacia y serás siempre una señora”. Y yo, que era una inquieta irreverente, me di cuenta de que había muchas cosas que me interesaban y no estaban en un prospecto farmaceútico. Asi que tiré por la calle de en medio y pasé a formar parte de “la canalla”, como algunos nos llamaban.

 

En estos 25 años he tenido ocasión de entrevistar a personas excepcionales, como Severo Ochoa, que me confesó arrobado que un país que pensaba que Fleming descubrió la penicilina por casualidad, pero que Sanchís avanzaba inteligentemente por el área no iba bien encaminado.

 

La radio me ha regalado los mejores momentos,  y he volado con un grande como Luis del Olmo, que me enseñó que los protagonistas siempre, siempre, son los oyentes.

 

En televisión he aprendido lo que cuesta hacer las cosas bien, sin dejarte contaminar por estériles vanidades. Chicho Ibáñez Serrador fue un maestro implacable, al que debo más de lo que nunca podré dar. Maria Teresa Campos me llevó de la mano a vivir y contar toda la actualidad a un ritmo endiablado, a ponerme delante de las cámaras y a defender mi ética frente a cualquier “mandado”.

 

En cada proyecto un aprendizaje, porque se aprende de todos si uno es capaz de tener abierta la puerta de entrada de las vísceras. Hay quien cree que es ahí, en el estómago, donde se encuentran todas las emociones, prejuicios y miedos. Abierta esa puerta, por ella entran todas las palabras y todas las imágenes, incluso las que hacen daño.

 

Los periodistas somos como sicarios y elegimos el medio siempre que el medio nos elija a nosotros, pero los que de verdad lo somos, los que no hemos llegado por un golpe de efecto de cámara, tenemos a nuestro favor que lo somos siempre,  con el mismo entusiasmo y los mismos deseos de trasladar lo que pasa a aquellos que no pueden vivirlo.

 

Ahora Tribuna me da la oportunidad de asomarme a su mundo un par de veces por semana para compartir mis delirios femeninos con ustedes. Y yo, que soy una gran defensora de ese universo imposible en el que nos movemos las mujeres, me aplico a ofrecerles un punto de vista cercano, real y reflexivo, de la mano de esas heroínas que luchan por llegar a fin de mes y  tienen la rara habilidad de estar perfectas en su trabajo y en su vida personal. Madres, esposas, amigas o hijas  nos dan una lección diaria con su sentido común que no podemos desperdiciar.

 

Todas somos un poco descreídas y sólo coincidimos en una cosa: la única verdad son los afectos. Y eso, el afecto, es lo que marcará cada entrega de este blog, aunque muchas veces haya que leer entre líneas para encontrarlo.

Comentarios

Cristina 23/03/2015 23:02 #21
Adelante Esther...deleitame con tu buen hacer...espero ansiosa tus conclusiones...Que bien escribes! ,casi tan bien como buwna persona eres. Un abrazo.
Marta 23/03/2015 17:33 #20
Adelante ...sigue en esta linea
Rafa Herrero 23/03/2015 13:18 #19
Esther espero que te vaya muy bien. Y que disfrutes contándonos historias, porque seguro que nosotros vamos a disfrutar leyéndolas, incluso, entre líneas, Amiga, hasta pronto.
Juana Lopez 22/03/2015 21:54 #18
Adelante mi querida amiga nadie como tu para poder tocar cualquier area del periodismo Te quiero y admiro
Yol 22/03/2015 00:32 #17
Disfruta escribiendo y disfrutaremos con tus historias, como siempre, como antes en la radio. Mucha suerte en la aventura del folio blanco. Te seguiremos como al flautista de Hamelin, ensimismados con tus palabras. Qué suerte Salamanca.
alain uceda 21/03/2015 21:35 #16
está bien, qué digo bien, está estupendamente bien que tu adn periodístico se propague ya no sólo por ondas sino por tintas (aunque tanto unas como otras sean ya irreconociblemente binarias). Corren tanto los malos tiempos que consuela encontrar refugios periféricos para que se cultiven y preserven los frutos de los periodistas de raza, hoy perseguidos por sus propias empresas las primeras. La casa que nos escuchó cientos de madrugadas a finales de los ochenta se ha vuelto una torre oscura, por no hablar del palacio de la gran vía, hecho burdel de diseño, como tantas y tantas empresas periodísticas que han ido sucumbiendo a todas las plagas pensando que las controlarían con un poco de cucal y algún cepo oxidado. Pero la vida, como la razón, el amor y todo lo que importa (los afectos, sí, los afectos) siempre se abre paso. Y ahí estás tú, querida, querida Esther; mira que escribes con soltura, te sale una vena cálida que en otros medios a veces se disimula con tanto ruido de fondo, con tanta amabilidad que exige la cámara y el micro. Tú y el papel o la pantalla hacéis tan buena pareja, tan poco extraña, que la extrañeza es no leerte más. Te sigo con gusto, compañera. Enhorabuena a Tribuna.
Leticia Camacho 21/03/2015 15:06 #15
Bonita, me alegra y me encanta lo que leo. Ánimo en todo lo que te propongas, tú puedes con todo. Besotes
Ines Valle 21/03/2015 10:46 #14
Desayunar hoy con esta estupenda noticia me lleva a darte la enhorabuena y a decir que Tribuna es un medio con mucha visión de negocio, porque eres muy buena en lo tuyo. Sin embargo, yo quisiera dejar aquí que tu esencia y tu estilo de hacer tan bien lo que haces se debe también a que bajo esa "pluma estilográfica" hay una grandísima persona, generosa, inteligente y luchadora. Adelante Esther, y que no encuentres ya mas frenos estupidos de los que abundan en tu sector.
DMR 21/03/2015 01:22 #13
Curioso. A pesar de saberlo, a pesar de haberte visto escribir mil veces, a pesar de saber que casi tanto como periodista eres escritora, como me ha llegado al alma leerte en Tribuna. Una nueva aventura que inicias en mi Salamanca querida, lugar del que salí para que el destino me llevara a tu puerta y ahora tu y aunque sea desde la pantalla de un ordenador me devuelves a esa tierra que nunca olvido. Tq. Tq
letitri 20/03/2015 23:10 #12
Un placer haber compartido redacción y la oportunidad de aprender de gente como tú. No pierdas eso que te hace única

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: