Esther original

Delirios en femenino

Esther Pedraza

El verdadero cambio

Futbol1 detail

La selección española de futbol con su triunfo, primero en la Eurocopa y luego en el Mundial, consiguió cambiar la mentalidad de muchos españoles que tenían pudor a llevar la bandera, vaya usted a saber en base a que peregrinos mensajes. La derrota del Atlético de Madrid frente al Barsa, con toda la polémica, ha conseguido que los aficionados de los dos equipos de la capital dejen de verse como enemigos acérrimos y se miren con alguna simpatía. El futbol operó el cambio, que fue un gran cambio. Hoy, el cambio del que hablan, es otro.

 

Me lo decía el otro día una italiana con ese movimiento de manos tan divertido que sólo ellas saben hacer: “Votad al PP o al PSOE, pero no os disperséis, que luego no sabéis pactar. España no es Italia”.

 

Susana y yo la miramos absortas. No voy a repetir el mitin que nos endosó después de aquél comienzo porque fue interminable, pero por resumir, destacaré que según Carla estaba todo parado, que este país dependía en mucho del gobierno, al contrario que Italia que tenía mucho más tejido industrial, que se estaba perdiendo un tiempo precioso y ella, como empresaria, no estaba para perder el tiempo. Y eso, que no nos dispersáramos.

 

blog esther pedraza cambio

 

Después de aquél chorreo, Susi y yo nos fuimos a tomar una cerveza y unos torreznos al mejor local de toda España al lado de la Ciudad de la Imagen. “No paran de hablar del cambio, pero yo no veo ningún cambio significativo, aclaraba ella. En España ha gobernado la izquierda y la derecha, según venía el aire. Ahora se pretende quitar a como de lugar a la derecha y que vuelva a gobernar la izquierda. Si eso es cambio, cambio era lo otro. Un disparate”.

 

El PP (ya sabéis que me resisto a utilizar palabras huecas como izquierda, derecha, progresismo y tal) ha gobernado doce años. El PSOE casi 22. Los primeros se han apoyado en el PNV o Convergencia cuando lo han necesitado. Dos partidos, al decir del ciudadano medio, de parecida cuerda ideológica. El PSOE lo ha hecho con esos mismos, más todo lo que se le ha puesto por delante: IU, BNG, ERC, PP. Por activa o por pasiva. Con el PP en el País Vasco a cambio de nada, un hecho que deberían tener en cuenta.

 

“¿No te parece –a Susana se le enciende la bombilla- que el verdadero, verdadero cambio de este país sería que PP-PSOE gobernaran juntos? Eso sí que no se ha hecho nunca y es un pedazo de cambio”.

 

Si los aficionados de los dos equipos de Madrid se miran ahora de otra manera, se aplauden y se reconfortan frente a un enemigo común que es el Barsa, sería realmente impactante que los políticos de las dos ideologías mas centradas se entendieran.

 

Difícil es porque el PSOE lleva toda la vida cargando sobre su directo rival el sambenito de franquista, fascista, derechona y todas las zarandajas que se le han  ocurrido. Mostrar al PP como el partido antipático, que sólo quiere hacer daño a la gente, que busca, literalmente, “joder” al ciudadano ha sido su baza dese el comienzo de la democracia y, poco a poco, ha ido calando.

 

“Siempre dije, comenta Susana al terminarse el último torrezno del plato, que esa utilización torticera del contrario nos pasaría factura. Ese Guerra con las cartillas de racionamiento, ese gracejo para desprestigiar al contrario, ese dudar hasta de que sean demócratas era pan para entonces y hambre para hoy. Lo curiosos es que, salvo gestos mediáticos, sus políticas económicas no han sido tan dispares”.

 

De aquellas lluvias estos barros. Los barones con una cierta edad del PSOE saben que todo eso era “postureo”, el modo de ganar votos en cada elección, la manera de minar al rival. Pero las nuevas generaciones de socialistas, como Sánchez, se lo han creído. Por eso para este político de carambola pactar con el PP es sacrilegio. Ni siquiera se para a pensar un poco en lo que es bueno para todos porque tiene metido en la sangre que el PP es el demonio y el PSOE un arcángel inmaculado.

 

“Algo así, se añade a la charla Felisa, la cocinera del bareto. Porque si no no puede entenderse que con toda la mierda que tienen ellos, la corrupción, las malversaciones, los aeropuertos y demás, se permita criticar al otro que tiene lo mismo, o un poco menos. Algo así debe ser, que está abducido”.

 

Lo que más me gusta de este país es que los camareros se metan en nuestras conversaciones. Madrid espera la vuelta de la Champion más unida que nunca, en lo futbolero. España sigue esperando un cambio que no debería llegar ni por la izquierda ni por la derecha, sino por el centro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: