Esther original

Delirios en femenino

Esther Pedraza

El nacionalismo de los salarios

Sin t%c3%adtulo detail

¿Cuál debería ser nuestro sueldo para ser medianamente felices? ¿Se puede poner un tope máximo al talento, la audacia o el sacrifico personal? Izquierda Unida vuelve a reabrir el viejo debate de limitar los salarios por el techo, cuando debería concentrarse en elevarlos desde el suelo. Los tres millones de españoles que ganan menos de 1200 euros brutos al mes se lo agradecerían.

El sol nos da un respiro, pero no la política. Sentadas frente a unas tapas, mis delíricas y yo miramos los titulares y ponemos los ojos en blanco. Sólo se habla de Cataluña y estamos cansadas del tema. “¿Quién dijo aquello de “policics makes strange bedfellows”? pregunta Yolanda. “Creo que fue Churchill, aunque hay varios candidatos”, contesta Ana,  pero me quedo con lo que apostilló Groucho Marx: no es la política la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio”. “¡También!”, soltamos la carcajada.

 

“Cosas veredes, rapaza. Un trío formado por un conservador, un radical de izquierdas y un antisistema. Los catalanes sensatos deben estar fotuts del tot”. Para Inés el asunto no tiene ya recorrido, aunque no haya empezado a andar. Lleva tanto tiempo fustigándonos que ahora, cuando la cosa se pone calentita, nos pilla frías. Por eso, al hilo de la lista Forbes y de la ocurrencia de Izquierda Unida, optamos por entrar en harina de sueldos, que eso tenemos todas hoy por hoy.

 

“El machaque constante de atacar a los que más ganan ya no se sostiene  - comienza Ana. Ni siquiera los revolucionarios bolcheviques en los que se miraron para gestar su primigenia ideología lo pusieron en práctica. A decir verdad, pasaron de revolucionarios a reaccionarios en cuanto tocaron poder. Debe ser que una vez que alcanzas la cima, lo que queda abajo se ve tan pequeño que deja de interesar”.

 

Se habla mucho de desigualdad, porque la hay, pero no hay pueblo donde la desigualdad se haga más patente que en los gobernados por dirigentes populistas de ideología comunista. Podemos elegir entre que el 90% de la población  viva igual de mal frente al 10% que vive de forma asombrosamente bien, o entre el reparto de tantos por cientos menos desiguales, es decir, la clase media, ese grupo de gentes que tienen coche, salen a cenar y consumen moderadamente de continuo.

 

La clase media de hoy sería la burguesía del siglo pasado, aunque quizá sólo una parte de esa clase media. El concepto sirve para designar justamente a los individuos que tienen un nivel socioeconómico medio. “ Define medio”, oigo que dice  Yolanda. Ufff, en el año siete podría haberme aproximado, hoy el medio no se muy bien cómo explicarlo: “Medio es ni mucho ni poco”. “Eso, no estar para pedir, sino lo siguiente”. “Más, menos”. Pues no me aclaro.

Los que vivimos en países más o menos liberales nos topamos con las desigualdades a diario, pero la clase media, a caballo entre la opulencia y la miseria, mitiga la percepción y se atreve a subdividirse en clase media alta y clase media baja (incluso media, media, si me apuran). “Es ése espectro en el que se vive con cierta dignidad y en el que no tener un coche de alta gama, un “casoplón” donde  perderse , un collar de diamantes o un bolso de firma no es importante, al menos para mí que jamás me sentiré desigual por no tenerlo”, dice Ana. “La desigualdad que me duele, apostilla Julia, es la de no poder estudiar en la universidad del mundo que quiera”. Ahí le has dado.

 

La naturaleza humana, libre de de tóxicos consumistas, no crece ni se nutre de esas banalidades. “A todos nos viene bien que a Ronaldo le gusten los Ferrari por la parte del IVA que nos toca”, sonríe Yolanda mientras pincha decidida una croqueta.

 

Quieren los de IU volver a los caminos  que nos llevan al barranco y lo hacen amparados en la difícil situación de millones de españoles. Ese público hastiado espolea su demagogia, conscientes de que el hambre de sueños hace  difícil el razonamiento. “Yo siempre me he cuidado de la gente que me dice lo honesta que es”. Ana lo lanza y nos mira retadora. Ya.

 

 

La historia, y los viajes,  nos ha demostrado que igualar sueldos  sólo genera igualar  pereza, desidia y  falta de motivación. Los  que visitamos los países de la antigua URSS nos quedábamos atónitos al llegar a la terraza de un café, 20 minutos antes del cierre, y observar que ningún camarero nos prestaba atención.  Con descaro nos observaban, miraban su reloj y permanecían impasibles hasta que daba la hora en punto. Entonces, sencillamente, cerraban. “Si les mirabas atentamente parecían decirte: “me engañarán en el sueldo, pero no en el horario y el trabajo”, suelta con gracia Cristina. “Un lema, por cierto, que todavía  utilizan muchos funcionarios de nuestra querida España”, redondea Inés. ¡Bendito sea Dios, dejemos en paz a los funcionarios que entonces si que terminamos como el rosario de la aurora!

 

Dice Garzón (IU) que  las empresas son de libre creación para redistribuir la riqueza y permitir la igualdad de los ciudadanos. Si se permite tener un negocio hay que regular un tope de salario máximo, tanto en la empresa pública como en la privada, y no debería ser diez veces superior al salario mínimo profesional.

El techo está en 6.500 euros hagas lo que hagas, produzcas lo que produzcas o trabajes lo que trabajes. Entonces, ¿Por qué esforzarse, por qué arriesgar el patrimonio, el tiempo o el talento? Alcanzada la cúspide se impone un “tentenpié” y disfrutar del paisaje dado que no hay más montaña que escalar.

 

¡Claro que es injusto que unos ganen sueldos indecentes mientras otros no llegan a fin de mes! “Lo es, subraya Ana,  pero hay que ir un poquito más allá y no conformarse con frases grandilocuentes, que eso es lo que sobra hoy día”.

 

Admiro a quienes crean riqueza y la revierten en la sociedad, a los empresarios con cientos o miles de puestos de trabajo, a los creadores que ponen en marcha un proyecto al que luego se suben otros muchos. “Que ese tipo de personas gane millones me parece bien siempre que no lo hagan a costa de la explotación de sus trabajadores”, Julia lo tiene claro. El resto también. Inés añade: “¿Crees que a mi me importa o me da envidia que el tio Gilito se bañe en oro, mas solo que la una y sin que nadie le quiera, mientras yo me tomo con vosotras estas patatas bravas una vez por semana y me harto de reir?”

 

A mi los que me asquean son los otros, los actores que cobran sueldazos y son incapaces de llenar las salas de cine o de teatro y pretenden que seamos todos los que subvencionemos la cultura y, de paso, su chalet; los directores de medios de comunicación que llevan empresas a la quiebra sin que se les mueva un euro en sus emolumentos,  los que se proclaman  defensores de las clases más humildes y no tienen reparo en cobrar 200.000 euros al año mientras pagan 900 a sus recepcionistas, o los ejecutivos de banca que han hundido cajas públicas mientras se subían el salario, ya de por si inmoral.

 

Cristina comenta algo que oyó el otro día a Carlos Herrera. “Lo ideal sería, en determinados puestos, que se recibiera el sueldo según la riqueza que generas. Herrera va a conseguir x en publicidad por ser quién es y se va a llevar x-y. Me parece justo”.

 

¡Claro, pero ¿Por qué un presentador de televisión al que no ve ni el tato tiene que cobrar esa barbaridad mientras la redacción, la que de verdad trabaja, subsiste a duras penas? Esa soy yo, que lo llevo fatal, porque se a cuanto se paga un hoja de guión, de artículo o de documentación. Y porque también se lo que cobran los Evole, los Wyoming o las Pastor. Pero de eso hablaremos otro día. Convenimos, como siempre, que todo es relativo, que hay que poner un tope, pero no a todos (aunque si a muchos) y volvemos al principio.

 

¿Cuál debería ser el sueldo de Artur Mas por haber líado la que ha líado? ¿Esperamos a ver su productividad? Decía Adolfo Suàrez que quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro. Cuando termine este cuento ya habremos pagado al personaje muy por encima de su valor.

 

 

Comentarios

Maria B. 15/11/2015 11:34 #5
Vamos a ver, o soy quien no ha interpretado bien el artículo o tú te das por ofendida/o en defensa de quien no creo se sienta humillado porque digan que cobran lo que cobran si cierto es. E´lo que hay.Ofensa ninguna veo yo. Quizá sería mejor no estar con la espada en alto porque alguien constate una realidad. Y a Esther: Por favor,no tires piedras contra tu propio tejado. Si te tuvieran que pagar conforme a coherencia y objetividad estarías en la calle.NO HABRÍA DINERO PARA PAGARTE.
Esther Pedraza 14/11/2015 17:33 #4
VAMOS A VER, tú si que has mezclado churras con merinas. A mi me parece estupendo que Pastor, Evole o Wyoming cobren lo que quieran. No me parece que mis compañeros que trabajan para ellos cobren tan poco (ni con ellos ni con nadie, pero menos con los que pretenden hacer creer al mundo que son ellos muy defensores del proletariado). Ni he dicho una palabra de con quien está casada Ana Pastor, ni por supuesto he dicho yo ( ni me lo oirás nunca) que Ana Botella fuera ni siquiera regular alcaldesa, cuanto mas buena o la mejor ¿Ves como el que mezclas churras con merinas eres tú? Soy partidaria de que la gente gane por lo que vale y detrás de cada programa hay mucha gente que vale y no lo gana. Tengo la sensación de que no has entendido lo que quiero decir, o yo no he sabido expresarlo. Por si te sirve de algo, gente de derechas como Jose Luis Moreno son muy poco justos con sus trabajadores. Detesto esas prácticas. Lo único que tiene a su favor es que jamás va diciendo que los defienda. Ah, y por si te sirve de algo, yo no creo en las izquierdas ni en las derechas, yo solo creo en las conductas.
Rosa 14/11/2015 17:25 #3
No creo que se traduzca en el delirio lo que dice vamos a ver. Precisamente lo que se dice es lo contrario. Pero es verdad que hay gente que cobra mucho para no producir nada. Creo que a Alaska y Segura les veían 200.000 personas en TVE. Nada sabemos de sus sueldos, pero los imagino. Es normal que cobren los que consiguen grandes datos, pero ¿Es normal que esos señores cobren 20.000 euros por programa y los redactores cobren 1.200 euros al mes? Si lo hacen lo mínimo es que luego no se nos quieran presentar como los defensores de las clases trabajadoras, porque si lo fueran ellos ganarían 5.000 por programa (20,000 euros al mes) y lucharían porque sus compañeros ganaran 2.500 al mes. Lo demás, es demagogia. Eso es lo que yo he entendido.
Ana 14/11/2015 17:19 #2
Yo creo, al revés, que lo que pasa es que se puede ser de izquierdas, cobrar sueldos astronómicos y pagar a tus compañeros sueldos de tercermundista, vivir en una gran casa, tener un gran coche, vestir ropa de firma, llevar a tus hijos a un colegio de élite, salir en los medios defendiendo al obrero...y se sigue siendo de izquierda. A "vamos a ver" eso le parece bien. A mi no. Lo que no se puede es ser de derechas y ser solidario, ser de derechas y pagar mejores sueldos a tus trabajadores que los de izquierdas, ser de derechas y creer en la justicia social, ser de derechas y mirar por los que sufren. Eso no está permitido! Si eres de izquierdas tienes derecho a todo, a vivir como un burgués explotando a tus trabajadores y a batirte el cobre por ellos en la tele. Lo que no se puede es es lo contrario: ser de derechas y ser buena gente.
vamos a ver 13/11/2015 18:01 #1
Algunos parece que les molesta q la gente de izquierdas como Evole, Wyoiming O Pastor ganen un buen sueldo, pero no dicen nada de otra gente que también los gana , a pero q son de derechas.,,, parece que hay una doble vara de medir, o algún complejo q otro por ahi...Alguno/as les parece que la gente de izquierdas tienen que ir vestido como un perroflauta y ganar 2 duros, venga ya cuanta hipocresia, el que vale, vale para hacer su trabajo, y lo demás son envidias, y machismos ( delirios en femenino es su título ...) y luego criticando a Ana Pastor que está ahi por estar casada con quién está...No me gusta nada. Será qu Ana Botella parasá a la historia como la mejor alcaldesa de Madrid...El caso es mezclar churras con merinas...no pude ser.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: