Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Rato

Siempre había pensado que el día que viera a la justicia ir a por los peces gordos sospechosos de corrupción, defraudación, malversación, etc., mi sentimiento sería de alegría al ver que finalmente les llegaba la hora, pero mira por donde cuando esto ha sucedido no ha sido así.


Visto el espectáculo montado con la detención y los registros efectuados al Sr. Rato, a pesar de que no le tengo simpatía, creo que hay cosas que no se deben hacer ni aunque el afectado lo merezca, desde mi punto de vista convierten la justicia en demasiado justiciera y eso no está bien en democracia, si eso hacen con personajes de semejante talla, ¿qué nos podría suceder a cualquiera de nosotros?, así que mi esperado sentimiento de alegría se ha convertido en una extraña mezcla de enojo y tristeza.


Enojo ante la comprobación, una vez más, de lo que ya sospechábamos, y es que muchos de nuestros dirigentes han hecho gala de una avaricia insaciable, no tenían bastante con disfrutar de unos buenos sueldos y prebendas, además de otros ingresos con los que los demás no podríamos ni soñar, no les ha bastado con aplicarse la ley del embudo, que han hecho todas las trampas a su alcance para no contribuir al sostenimiento de una administración que pagaba sus salarios, cuando deberían haber sido los primeros en dar ejemplo, y un sentimiento de tristeza al ver como se ha puesto en marcha, se supone que por la cercana celebración de elecciones y quizá por otras oscuras razones, el ventilador de repartir mierda y ya no hay día que no nos desayunemos con la noticia de algún nuevo nombre investigado.
Tristeza también porque la situación está haciendo mucho daño a los dos grandes partidos, que en lugar de dar una carga hacia sus entrañas, purgando a todo sospechoso, se dedican a sacudirse mamporros, hacia dentro y hacia fuera, día si y día también. Al final serán las urnas las castigadoras, poniendo incluso en peligro su existencia, y eso no daña solamente a los partidos, sino que también daña a la democracia y en última instancia al país y a todos nosotros, la situación ya empieza a asustar. ¿Qué pasará después de la elecciones si los resultados son los que se esperan?, que tengamos suerte y los partidos emergentes en este caldo de cultivo nos salgan buenos, por lo que pueda suceder.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: