Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Otra manifestación

El jueves tuvimos otra manifestación, ya estamos tan acostumbrados a que la gente se manifieste que casi es como si oyésemos agua pasar, y la verdad es que no se entiende esta manifestación, si el anteproyecto de ley es para la mejora de la calidad educativa, es que parece que no se enteran, claro que a lo peor es que no se lo creen y por eso protestan. Deberían esperar un poco a ver resultados y no dar por hecho que va a ser una mala Ley, aunque bien pensado, peor que la anterior no creo, todo es posible, pero porqué han tardado tanto en salir a la calle cuando la enseñanza lleva años deteriorándose, mas bien parece que busquen otra cosa.

 


Teniendo en cuenta uno de los puntos que toca la futura ley, seguramente ni la enseñanza privada ni la pública son tan buenas ni tan malas como las pintan sus partidarios y detractores, y que algunos de los asistentes predican poco con el ejemplo, lo que no se entiende es la presencia de banderas tricolores en la manifestación, está visto que hay algunos que se apuntan a todas, siempre colocan el mismo disco, y lo que consiguen es que muchos españoles consideren las manifestaciones deslegitimadas.

 


Que tendrá que ver una ley de educación con la defensa de la segunda república, si de la segunda, porque se puede ser monárquico sin ser juancarlista y republicano y no querer ni hablar de la Segunda República, es cierto que la Ley de Educación de la segunda república suponía un gran avance, pero también hicieron una reforma agraria, que aunque las intenciones eran buenas, se pasaron varios pueblos y la fastidiaron, así que dejemos de mezclar churras con merinas de una puñetera vez, esas banderas donde vengan a cuento.
Dejando al margen la razón que la asista y aquello de que quien habla tiene mucho por lo que callar, el comportamiento de la diputada Maru Menéndez el otro día en la Asamblea de Madrid me recordó a una tal Dolores, compañera de Santiago el de Paracuellos, que se comportaba de forma parecida en las Cortes de la Segunda República, es cierto que la diputada Menéndez no llegó ni con mucho a las actitudes y manifestaciones de la Pasionaria, pero cuidado, que comer y rascar todo es empezar y estamos asistiendo a una escalada de esta forma de proceder.

 


Para que no nos acusen de sectarios diremos que en el otro extremo también estuvieron carnicerito de Málaga y don Bruno de Córdoba, por no hablar de los figuras de Sevilla y Valladolid, gente como esa siempre hay, no les demos excusas, esas banderas en su sitio, no vaya a ser que por andarnos con el bolo colgando repitamos la historia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: