Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿Es un sinsentido?

El Gobierno nos anuncia que va a cambiar la ley con el fin de agilizar los procesos judiciales limitando la duración de la instrucción.

 

A primera vista suena bien, de esta forma se agilizará la justicia y será más justicia por aquello de que además de justa tiene que ser rápida, evitaremos que los delitos prescriban antes de llegar a juicio con lo que habremos hecho un pan como unas hostias y tirado el dinero, como sucede bastante a menudo con procesos que duran décadas, y que no hay quien lo entienda como no sea bajo el prisma de que en realidad lo que se busca es proteger a los delincuentes y a sus cómplices, admitiéndoles todas clase de tretas legales y hasta ilegales, para alargar el proceso.

 

Evidentemente, y dada la actualidad que vivimos, el que más y el que menos está pensando en esos procesos que afectan a todas las instituciones de la nación, desde la Casa Real, pasando por presidentes de gobierno, autonómicos, altos funcionarios, alcaldes de postín e incluso de humildes pueblos, y por supuesto también altos representantes y ejecutivos de la empresa privada, aquí está pringado hasta el apuntador y con muchos imputados pero pocos en la cárcel y con sus bienes embargados, que es lo que el ciudadano espera de la justicia, además coincide con el anuncio de medidas anticorrupción, así que ¿en qué vamos a pensar?

 

Y a algo que en principio suena bien ya le han salido voces discrepantes que exponen sus razones y que hemos de reconocer que algunas tienen. En primer lugar porque parece que la culpa del alargamiento de la instrucción es de los jueces tortugas que no hacen bien su trabajo, que los habrá, pero no serán todos, ni siquiera mayoría, que alegan falta de medios y seguro que tienen razón, eso cuando no haya que añadir además la cantidad de zancadillas que les ponen.

 

La falta de medios tiene fácil solución, es cuestión de dinero en la mayoría de los casos, y no se entiende por qué no se dota de presupuesto suficiente cuando recuperando una parte de lo robado la inversión sería altamente rentable, cuanto más si se recupera todo y se imponen sanciones acordes con el delito, con lo que todavía se sigue derrochando en otras cuestiones, otra cosa es que haya a quien no interese, aunque pierda votos, y no quiero decir quienes aunque todos tienen un caballo blanco y hay pocos en el pueblo.

 

A parte de los medios económicos también se debe dotar a la justicia de la legislación adecuada para que todo aquel al que se le requiera su colaboración mediante testificación, aportación de documentos, etc. y que no responda o dilate en el tiempo la atención requerida, se le meta un paquete que pierda las ganas de repetir la faena el resto de su vida, y además se le pone como ejemplo al siguiente para que sepa lo que le puede suceder si no colabora, y aquí no vale que la Pantoja esté en la cárcel cuando Blesa sigue libre y encima tiene jeta para pedir que no le embarguen la pensión y que el atropello le pague el seguro.

 

Así que mi gozo en un pozo, porque algunos se atreven incluso a decir que esto es un sinsentido que en realidad busca todo lo contrario de lo que nos anuncian, y que no es ni más ni menos que, por falta de medios y de tiempo, las instrucciones no se completen o resulten tal chapuza que los corruptos se libren de castigo prescribiendo los delitos, algo que también es evitable si el plazo de prescripción de determinados delitos se fija en 100 años y que afecte no solamente a quien lo cometió sino también a sus herederos, que si alguien hereda unos bienes producto de un delito, en cuanto se demuestre, que los devuelva, que si yo compro un reloj a un ladrón o me lo regala y le cazan, en cuanto diga que el reloj lo tengo yo me quedo sin el cómo me quedé sin abuela y sin más explicaciones, y contento si se queda ahí.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: