Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

En Ávila somos los primeros

Sí, somos los primeros en bajada de precios en el año finalizado, estamos en el último lugar de la lista del IPC anual, detrás de Toledo, Granada y Cuenca, que también lucen un -1,7, supongo que la duda en cuanto a ocupar el último lugar de la lista quedaría despejada si al índice se le añaden un par de decimales.


Seamos los primeros o los últimos, según como se mire, yo pensaba que esto de que los precios bajasen era bueno, que bien ahora la gente podrá comprar más cosas, pero resulta que no, que dicen los economistas que podemos estar en deflación, y eso es muy malo, casi peor que una inflación alta, si es que hay gente que no está conforme con nada.


Para nuestra desgracia, la bajada de precios en Ávila se debe a algo que es dogma de fe, si la demanda cae los precios bajan, y en Ávila no es que los abulenses hayamos dejado de gastar porque estamos ahorrando, que podría ser hasta bueno, no señor, no gastamos porque no tenemos dinero, y a veces parte de lo que disponemos lo gastamos fuera, que esa es otra, me dirán Vds. que eso también ocurre en otras partes, y es cierto, pero es que también estamos los primeros en pérdida de empleo, mientras se publica que está disminuyendo el paro, que yo ya no sé si creérmelo, en Ávila sumamos 250 parados más en diciembre, manda narices, y nos dicen que la campaña navideña ha sido buena, pues no sé dónde, aquí no debe haber sido así, ya no nos queda ni comercio ni turismo, cualquiera diría que esta ciudad se muere.


Tenemos puesta mucha ilusión en la celebración del V Centenario, ya veremos, ojalá funcione bien aunque la actividad genere puestos de trabajo en el sector servicios, que todos sabemos que no se distinguen precisamente por su calidad, pero menos es nada y bienvenidos sean, en fin, como a nivel nacional, seguiremos exportando universitarios que nos ha costado un buen dinero formar e importamos, que digo importamos, mas bien nos invaden, candidatos al top manta, a consumir gratis nuestros recursos y en algunos casos a nutrir la delincuencia, pero esa es otra cuestión y no de ahora.


Aunque en economía se reconoce como producción cualquier actividad que sirva para acercar un bien o servicio a la satisfacción de las necesidades del consumidor, incluida la comercialización, me reconocerán Vds. que no es lo mismo tomar barro y entregar al consumidor final la cerámica terminada que comprar la jarra a un fabricante y limitarse a entregársela al consumidor cargando el margen correspondiente y si se puede mas, quiero decir, y líbreme dios de decir que todos lo son, que casi todo comerciante tiene algo de especulador, y en Ávila últimamente solo muestran interés por establecerse grandes tiendas y supermercados, yo que quieren que les diga, pero me alegro de que lo de Decathlon no cuajara, y tampoco quiero creerme lo de Aki, ya estamos bastante saturados y lo que necesitamos es industria, pero no se nos logra, y no solo eso, los de los plásticos de Arévalo parece ser que no lo están pasando nada bien, y de Nissan que vamos a decir si también están en candelero y manifestándose por la calle, así que a perro flaco ya se sabe.


Una grave consecuencia de esta situación es que se destruye tejido social, y voy a poner el ejemplo de la Cámara de Comercio, una institución centenaria que ha sido totalmente abandonada por los empresarios abulenses, ya es triste que no manifiesten ningún interés y que para gobernarla haya sido necesario nombrar una gestora por parte de la Junta, se que hay quien piensa que las cámaras son antediluvianas e incluso algunos mal informados las consideran un invento franquista, con sus defectos sí, pero funcionaban, no soy de los que piensen que cualquier tiempo pasado fue mejor, ni mucho menos, claro que hay que evolucionar, pero abandonar instituciones centenarias a su suerte sin hacer nada por cambiarlas y mantenerlas, o cambiar para peor, no me parece buen camino.


¿Por qué nos pasan estas cosas en Ávila?, ¿es que los abulenses lo único que sabemos hacer es protestar, quejarnos y echar la culpa a los políticos?, si es cierto que hay un convencimiento generalizado de que nuestros representantes se preocupan mas de apoltronarse que de servir a los demás, como sería su obligación, y puede que sea cierto, de hecho en varios casos lo es, pero eso no nos justifica ni exime de culpa, si los políticos no nos sirven pues a cambiarlos, este año no nos va a faltar ocasión, y sino pues ajo, agua y a luchar a muerte, sobre todo como cuando en esta ocasión no existe la posibilidad de rendirse y abandonar la lucha significaría desaparecer. ¿Cómo que no vamos a ser capaces de salir de esta?, pues claro que sí, faltaría más, en peores nos hemos visto y aunque jodidos, todavía estamos aquí.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: