Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Carteras y mochilas

Corrían los tiempos de María Cristina, aquella a la que los cubanos cantaban “que nos quiere gobernar” y a la que no estaban por seguir la corriente, como después cantó el guarachero en versión moderna, se supone que este se refería a su novia y los rebeldes a la regente, corrían aquellos tiempos, repito, cuando un tal Mendizábal, que manda narices que llamándose de Dios dejó al clero en pelota picá, hay que comprender que había que amortizar una deuda y financiar una guerra, otra cosa es como se hizo, por los mismos que se repartieron el pastel, a ver si se creen Vds. que esto de las titularizaciones es un invento moderno de la banca para colocar las subprime y otras basuras financieras, cargando las pérdidas al erario público, mediante bancos malos y otras zarandajas, que ya sabemos quién luego tiene que arreglarles las cuentas. El tamaño de los lotes impidió que el pueblo llano accediera a su adquisición y todo quedó en manos de los oligarcas de entonces, menos lo que no interesó que fue abandonado contribuyendo así a la buena conservación del patrimonio histórico nacional, dejaron al pueblo con un palmo de narices a pesar de las promesas, podíamos cambiar los oligarcas de entonces, que además se cobraron la deuda a valor nominal cuando no valía un real, duques, condes, marqueses y potentados en general por multinacionales, bancos y otras corporaciones y grandes empresas y puede que encontremos alguna semejanza con la actualidad, solo que ahora no se esquilma a la Iglesia, todavía no se atreven, se esquilman directamente las arcas del estado que se ve obligado a subir impuestos, que como hemos comprobado hace poco, no pagamos todos por igual, y a hacer recortes en prestaciones sociales.


Nuestro homólogo actual del Sr. Juan de Dios Álvarez Mendizábal, el Sr. Montoro, no tiene que financiar una guerra, pero sí debería reducir un déficit que sin embargo crece mes tras mes, y tiene que financiar diecisiete taifas con las que anda a tortazos porque son unas manirrotas, como es un poco bocazas, amenazó muy seriamente con meterlas en cintura, algún conato ha habido, para luego achantarse cuando se le rebelaron, es que ya se sabe, la justicia de enero es muy rigurosa, llegando febrero ya es otra cosa.


Afortunadamente no tenemos que financiar una guerra, de momento no hay otro aspirante al trono en discordia, pero cuidado, que alguno de los taiferos aspira a presidente de república y como lo consiga, apoyándose en el expolio que dicen les hemos hecho el resto de españoles a lo largo de los siglos, que Santa Teresa nació en Mollerussa, Colon en Altafulla, Cervantes en Barcelona y que Roger de Flor no era italiano, como creíamos, sino que nació en Santa Coloma de Gramenet, no estuvo al servicio de la Corona de Aragón sino del reino del Condado de Cataluña y era tataranieto de Rodrigo Díaz de Vivar, que, como también todo el mundo sabe, no era de Vivar que vino al mundo en Palol de Revardit hijo de un tal Dídac y una tal Tereseta que no era hija de una bastarda, pues quien sabe, una vez independizados y armando a los mozos de escuadra con algún tanque y algunos misiles, reconstituyendo y equipando adecuadamente a los escamots, el siguiente paso puede ser que nos declaren la guerra al resto de españoles, que se la financie el Sr. Montoro de turno, nos ganen y en unos meses todos catalanes, verás tú la que nos van a liar cuando tengamos que cambiar toda la cartelería y al Congreso llamarle Congrés de los Diputatos y las Diputatas, o algo así, y encima se llevarán el edificio a Barcelona piedra a piedra, amen por supuesto de obligarnos a todos a aprender catalán o convertirnos en unos desgraciados, igualito que les estamos haciendo a ellos.


En la misma época se veía venir la sustitución de las levitas por las chaquetas, lo que algunos atribuían a la intención de revolverlo todo para traer el gobierno de la plebe, se puede observar hoy como los de la cartera están siendo sustituidos por los de la mochila, que conste que he dicho los de la mochila y los de la cartera, no mochileros y carteristas, no vayamos a fastidiarla, alguien piense mal , acierte con alguno y me echen a mí la culpa.
Será que estoy un poco anticuado, pero ver a un diputado en mangas de camisa, vaqueros y zapatillas de deporte me produce el mismo efecto que si me encontrara a un cristo ataviado con un par de revólveres, zajones, pantalón vaquero y botos camperos, tampoco creo que debieran ir con un traje de 3.000 libras confeccionado en una sastrería londinense, pero hombre, en muchas tiendas te puedes comprar un traje, una camisa y una corbata por 400 euros, que quedaría la mar de bien y aunque ellos no lo crean serían más respetados, incluso por aquellos que les votan, ya lo dice el refrán, Agapito ponte corbata que así te ven así te tratan. Tengo que reconocer que en este aspecto las diputadas están más en consonancia, todavía no he visto a ninguna con vaqueros a la moda, rajados y andrajosos, no comprendo el uso de semejante prenda, será para no pasar calor, porque feos son un rato largo.


Y que bien, ¿no?, que tenemos elecciones, y puede que sea lo menos malo que nos pueda pasar, un poco hartos si estamos, pero que le vamos a hacer, habrá que ir a votar, lo malo es que si lo que nos ofrecen es lo mismo que en diciembre las cosas pueden cambiar poco, ya veremos, probablemente muchos se abstendrán por hartazgo, y lo malo es del lado que están los que más se van a abstener para los que no comulgamos con las ideas de quienes van a salir beneficiado, aun así puede que los resultados sean tan parecidos a los anteriores que no sé cómo se va a resolver la situación, quizá nombrando un gobierno de tecnócratas independientes, como hay quien apunta, gobiernos por turno o por sorteo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: