Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

La música de Santa Teresa

Para devotos y curiosos, estos meses son una ocasión de recordar el carisma vivo de una mujer adelantada a su tiempo cuya personalidad no pierde vigencia. "Tristeza y melancolía no las quiero en casa mía", decía la Santa y testimonio de ello sigue dando su ejemplo y su música.

Santa Teresa de Jesús pasó por Palencia en tres ocasiones, una de ellas para fundar aquí una de sus 17 casas. La Santa no ocultó nunca su cariño hacia los palentinos, gente "de la mejor masa y nobleza", como dejó escrito, y tierra en la que confesó sentirse muy a gusto.

 

El 29 de diciembre de 1580, de la mano del obispo Álvaro de Mendoza, fundó su comunidad en Palencia. Lo hizo de forma provisional en una casa alquilada del populoso barrio de la Puebla, en la actual calle Colón, y lo hizo con música.

 

Santa Teresa era una gran amante de la Navidad y como fundó en esas fechas, celebró las fiestas tocando la gaita y el tamboril, la pandereta y las castañuelas, los instrumentos corrientes de esa época

 

Santa Teresa fue una gran amante de la música. Sabemos que compuso villancicos y de su talento interpretativo dan testimonio los instrumentos musicales que se conservan en Palencia, junto a otros enseres de la mística, que pueden visitarse hasta el 5 de mayo en la exposición  'Huellas y Moradas', instalada en la iglesia de San Bernardo.

 

Las Hermanas Carmelitas custodian su rueca y su huso, la silla de montar sobre la que llegó desde Burgos en uno de sus últimos viajes, una carta autógrafa a su hermana y otros objetos personales como una toca, una silla, una olla o un vaso de cristal. La exposición de las reliquias, provisionalmente instaladas en el coro hasta que termine de acondicionarse la sala donde se muestran, sirve de preludio a los actos que se esperan en los próximos meses para celebrar el V Centenario de Santa Teresa.

 

Para devotos y curiosos, estos meses son una ocasión de recordar el carisma vivo de una mujer adelantada a su tiempo cuya personalidad no pierde vigencia. "Tristeza y melancolía no las quiero en casa mía", decía la Santa y testimonio de ello sigue dando su ejemplo y su música.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: