Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

Sin músculo informativo

Accidente santiago detail

Ha tenido que ocurrir un fatídico accidente como el de Santiago de Compostela para que salten todas las alarmas sobre la situación crítica que vive el periodismo audiovisual en España. La televisión pública se cae a pedazos y las redacciones de informativos se nutren de plantillas escuálidas más preocupadas por no meter la pata en el directo que por informar sobre la que ha sido la tragedia ferroviaria más grave en Europa desde hace 15 años. Hoy ya, con la mente fría y el corazón latiéndome a una velocidad normal, me siento decepcionada por cómo se ha cubierto el suceso en las televisiones y me da rabia que entre todos estemos pagando a una televisión pública que no ha sabido estar a la altura de las circunstancias. Ni de lejos.

Fue de esos días que apenas ves la tele, escuchas la radio o te conectas a Internet. Días que empleas para ordenar tu vida y quitar el polvo a aquello que algún día guardaste con el propósito de volverlo a utilizar en un futuro. Y ese futuro había llegado. Total, que hasta las nueve y media de la noche no me volví a conectar a la realidad. Fue Twitter el que me abofeteó con la triste noticia y, tras encender rápidamente la televisión, ésta me volvió a atizar mostrándome algo que no me esperaba.

 

En La 1, un ‘Comando Actualidad’ enlatado; en La 2, ‘Historias de la Puta Mili’ que me hicieron trasnochar en el tiempo; en Antena 3, un partido sin trascendencia que si no recuerdo mal tenía como protagonista al Real Madrid; en Cuatro, ‘Scandal’, la típica serie estadounidense que ensalza las virtudes de su presidente y demoniza al resto de los mortales; en Telecinco, un Jorge Javier Vázquez en ‘Hay una cosa que te quiero decir’ en diferido y, La Sexta, ya no sé si nos pretendía mantener en el sofá con una película o una serie, lo mismo me da. En definitiva, ni rastro de la tragedia.

 

Fue entonces cuando empecé una verdadera lucha con el mando a distancia. Hasta que me topé con Intereconomía TV, cadena que no es habitual en mi casa, y vi las primeras imágenes de un tren descarrilado que ya se había cobrado decenas de víctimas mortales. Me invadió la tristeza. Y rápidamente mis pensamientos viajaron hasta Zamora, de donde soy, y donde siete personas subieron a ese maldito tren. ¿Alguien que yo conocería? ¿Algún familiar lejano mío? Por fortuna, no, aunque lamento todas y cada una de las pérdidas humanas que se han producido.

 

TVE tardó casi una hora en informar sobre el accidente de ferrocarril que dejó mudos a todo el país. Demasiado tiempo. Dos horas más tardes, el Canal 24 Horas aún utilizaba imágenes de archivo de otro accidente ferrovial, el de Chinchilla en 2003, para ilustrar la información del desastre de Santiago y su presentador repetía una y otra vez las mismas frases, con voz titubeante, pese a que los minutos seguían avanzando sin dar tregua. Ni una triste conexión en directo. Ni declaraciones de los testigos del accidente.

 

Todo eso llegó mucho después. Pero mucho después. ¿Por qué se tardó tanto en reaccionar? ¿Dónde se habían metido los periodistas?

 

La falta de medios se hizo evidente en una noche de verano en el que apareció el reportero en prácticas, sin experiencia, espantado ante las cámaras. El periodismo urgente se impuso al de verdad. Demasiadas opiniones aventuradas, escasos hechos contrastados, muchas imágenes innecesarias de heridos y cadáveres. Mucha vergüenza en mi cara. Televisión sin músculo informativo, sin flexibilidad y sin capacidad de respuesta.

 

Fue La Sexta la que ofreció el mayor despliegue informativo, de dos horas de duración, cuando ya pensaba que me tendría que informar de forma rigurosa tan sólo a través de las redes sociales, que la noche del choque demostraron estar muy por encima de la televisión. Antena 3 y Telecinco emitieron especiales ridículos de apenas 15 minutos de duración. Vergonzoso.

 

Ante tal desastre informativo, mi salvación fue la BBC y CNN que sorprendentemente informaron del suceso antes que la televisión española que, ya entrada la madrugada y cuando aún la televisión británica seguía informando de la tragedia, nuestras cadenas ya nos atosigaban con los gabinetes del amor, los consejos espirituales y los concursos amañados que nos engrosan la factura telefónica. Absolutamente impresentable.

 

Twitter: @VeronicaFdezGo

Comentarios

teresa fernández 01/08/2013 23:40 #5
Yo también me escandalicé por la ausencia de noticias en las televisiones públicas y privadas excepto Intereconomía, que no solo ofreció imágenes, también llamó a expertos en temas ferroviarios y hacia las doce de la noche escuché a una de esas personas algo que aún sigue vigente. Que una catástrofe de eso calibre tiene que deberse a una convergencia de factores, que con uno solo el tren puede descarrilar, pero no así. Hoy ya sabemos que fue así, incluido el factor fatalidad, el que despistó a un profesional con experiencia y formación que conocía la línea y sus peculiaridades de memoria...Pero que TVE1 solo incluyera el accidente como un añadido final a Comando Actualidad fue de escándalo y no creo que hubiera censura gubernamental, tampoco hay que rizar el rizo. A lo mejor es que no se enteraron lo que sería aún peor...
Merche 01/08/2013 00:21 #4
Totalmente de acuerdo contigo Verónica. En el momento de los hechos, una pregunta vino a mi mente ¿en que pais vivo? Cuando en el 68m junto con otros universitarios españoles, levantaba barricadas frente a la embajada española en Bruselas, por la libertad de expresión, ni mucho menos me imaginaba que casi 50 años más tarde España se vería sometida a otra censura, más grave que la de entonces, pues aquella era fruto de una dictadura. ¿No será que el actual gobierno llamado "democrático" está volviendo por águellos fueros? Limpiar, pulir y presentar la información antes de hacerla pública, de manera a salir indemne a toda critica.-...
A. Gil 31/07/2013 14:05 #3
Redes Sociales y Radio... quien nos diría que la radio se impondría a la TV... ni TV pública ni privada. En fin
Rosa 29/07/2013 19:28 #2
Totalmente de acuerdo contigo Verónica. Particularmente he de decir que me resultó vergonzoso que cadenas internacionales como la BBC o la CNN informaran de tal aparatoso accidente mucho antes que las nacionales.Yo también hice zapping para conocer más detalles de lo sucedido, pero ni rastro. Tan solo cuando llegué a Intereconomía y al canal 13 tv vi imágenes y comentarios de la tragedia. En fin, espero que aprendan de sus errores y no vuelvan a actuar de la misma forma que lo hicieron esa noche.
Jesús 29/07/2013 19:26 #1
Es una vergüenza que las cadenas privadas prioricen sus programas o series frente a un suceso tan traumático como este. No puedo estar más de acuerdo con el post.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: