Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

La tele que me parió

Tele detail

Urge canal de televisión en España para competir con las grandes bestias privadas y hasta con la televisión pública, que en los últimos siete días ha visto cómo el telediario de mediodía ha vivido su particular ‘semana negra’ al perder su liderazgo histórico.

¡Cómo si ya vislumbrara a Ana Blanco dando sus últimos coletazos al igual que un pez se retuerce cuando lo sacan de su hábitat natural! Para ello precisamos de nostálgicos y amantes de los contenidos de calidad. Requisitos de los candidatos: haber sido seguidores de ‘Barrio Sésamo’, ‘Aplauso’, ‘El rescate del talismán’, ‘El precio justo’, ‘Las chicas de oro’, ‘Sorpresa, sorpresa’ y ‘Quién sabe dónde’. Abstenerse los famosos sin trayectoria profesional. Empresa a la que remitir el CV: Metamorfosis Televisiva, S.A.

 

Si de mí dependiera ya lo hubiera puesto en marcha, ni a una velocidad vertiginosa ni al ritmo que llevó el papamóvil en la despedida de Benedicto XVI. En el término medio está la virtud, o eso por lo menos decía Aristóteles. Ya en mis brazos le pondría un nombre, como a todo recién nacido. Siempre lo tuve claro, desde el primer momento de la gestación. A continuación, iría al registro y en los papeles escribiría, en el apartado de nombre: ‘La tele que me parió’. Así se llamaría el canal de televisión que buscaría la forma de comerse a cualquier ‘Madrid-Barça’, ‘Tu cara me suena’ y hasta al monstruo de ‘Sálvame’, con el padre de la Campanario incluido.

 

La novedad sería su punto fuerte. Odia los refritos; las calcamonías del tipo ‘¡Splash! Famosos al agua’ que, por cierto, se estrena esta noche; la telerrealidad y los tertulianos que lo mismo te hablan de salud o política que de cómo se cocina un plato de bacalao al pil-pil. En él habría espacio para todo que no para todos, ya que en la entrada se encontrarían el cartel de ¡Stop! personajes que como Paquirrín intentasen promocionar su nuevo single ‘Chica Loca’ como quien pretendiese restaurar la Sagrada Familia sin haber abierto un libro de arquitectura.

 

No os preocupéis que cumpliría con las tres funciones básicas de la televisión: informar, formar y entretener. Y, además, con las tres bien definidas. Y, por supuesto, para los más escépticos, no nos va a volver más gilipollas, aunque algunos ya lleven este cromosoma en su ADN, como reconoció el popular presentador Xavier Sardá hace unos meses. Habrá contenidos que nos trasladen al pasado de la mano de ‘Un, dos, tres…’, ‘Noche de fiesta’, ‘El Príncipe de Bel-Air’, ‘El Semáforo’, ‘Alf’ y ‘MacGyver’, ‘El Gran Juego de la Oca’, ‘Esta es mi historia’, ‘Humor Amarillo’… y apostaremos, cómo no, por la familia.

 

Porque todo ello forma parte de ‘La tele que me parió’. A mí y a muchos de vosotros. Esos programas, series, concursos… que conseguían que nos dejáramos de pelear con los hermanos y que no pestañeáramos durante el tiempo que duraba su emisión. Para nuestros padres era su tabla de salvación. De ahí que ahora muchos estén desesperados por encontrar un flotador adecuado y evitar así un naufragio seguro. Los domingos en familia, comiendo chuches, en un sofá en el que apenas cabíamos todos. Toda una utopía ahora.

 

Era una tele que se veía hasta en verano, incluso cuando lo pasabas en el pueblo con tus abuelos. ‘El equipo A’, ‘El Coche Fantástico’, ‘El Gran Prix’, ‘Salvados por la campana’, ‘Los vigilantes de la playa’, ‘La Bola de Cristal’. Y qué decir de ‘Verano Azul’. ¿Cuántas veces vimos a Pancho decir que Chanquete había muerto?

 

Eran otros tiempos, sí. Pero acabemos con el dicho de que ‘Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor’. Porque simplemente no es verdad, a excepción de ‘Gran Hermano’, ‘Punto Pelota’, ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’… Uf! Esperad que tome aire. Pero… pensándolo bien, si una marca de chocolatinas ha conseguido resucitar a la gran Audrey Hepburn, ¿por qué la televisión actual no puede convertirse en ‘La tele que me marcó’? ¿Probamos? Todavía se aceptan candidaturas.

Comentarios

sucovi 08/03/2013 15:25 #4
genial¡
Natalia 07/03/2013 12:02 #3
Hace años teníamos la 1ª Cadena y el UHF. Ahora con muchísima más oferta televisiva tengo la sensación de que hay menos creatividad, mucha copia fácil. Tenemos cosas buenas, pero muchas menos que antes. Es curioso que la fórmula de la vulgaridad, del griterío y de la falta de respeto tenga la audiencia que tiene.
Fernando Martín Tello 06/03/2013 09:26 #2
A día de hoy pienso que las productoras se han dado cuenta, que cual manada de ..... ( sin ánimo de ofender ), da igual la programación que pongan puesto que los hábitos de mantener encendido el televisor y aceptar el mensaje que nos cuenten, están sobradamente creados. Es decir, nos dan un argumentarío el cual aceptamos como criterio propio y listo. " excelente post"
Maribel 04/03/2013 09:18 #1
¡Qué gran artículo! ¡Cómo me ha hecho disfrutar y viajar a mi infancia! ¡Cuántos programas has mencionado que yo veía y que de algunos ya ni me acordaba! Desde luego sería una gran idea que naciera ese canal de televisión que propones. Sí, 'La tele que me parió', que nos parió a muchos y de la que estábamos bien orgullosos. Todo un acierto este post. Felicidades!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: