Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

Cuando el pez gordo piratea lo del pequeño

En las profundidades del océano, nada es lo que parece. Un crédulo pez puede encontrarse con un colega de profesión y aventuras, en apariencia más pequeño que él, que le está preparando una gran emboscada. Por si es de su interés, el almuerzo resultó demasiado empalagoso e indigesto. Pero no importa. Sin embargo, aquí en la Tierra son los peces gordos los que se comen a los pequeños. Sin excepción. Los engullen de tal manera que no dejan rastro de su festín, tan sólo una herida en la autoestima de los lesionados que no se atreven a enseñar y, menos aún, a devolver. Parece ser que esto tampoco importa.

Pues a mí, sí. Me importa, a la par que preocupa, que las televisiones comerciales de nuestro país no dispongan de medios suficientes para acercarse al foco de la noticia. Me importa que no valoren el trabajo de los demás. Y me importa en demasía que tomen prestadas imágenes de Internet para ilustrar sus informativos y compañía sin reconocer y remunerar el trabajo de periodistas freelance o personas anónimas. ¡Viva el periodismo gratis!

 

No obstante, éstas prefieren mirar para otro lado y centrarse en la ‘promo’ de la nueva temporada de ‘Érase una vez’; en el fichaje del ‘Follonero de la derecha’ en Intereconomía siguiendo la estela de Jordi Évole pero contra la izquierda política; en la nueva tertuliana de Telecinco, Desi de ‘Gran Hermano 14’ y en la trascendental pregunta para la humanidad de si ¿será la heredera de Belén Esteban?; en el calentón de Hugo Silva en una playa de Portugal o en la investigación de la jueza de ‘MasterChef’, Samantha Vallejo-Nágera, por el ‘Caso Emperador’ de Gao Ping. Olé, olé y olé… ¡Y a la autocrítica que le den!

 

Es cierto que la autocrítica se ha convertido en una palabra de moda. Pero se han preguntado, ¿cuánta hipocresía lleva encerrada esta palabra? La autocrítica puede dar lugar a pulcrísimos discursos pero cuando va acompañada del epíteto ‘hipócrita’ la cosa cambia. Es como si viniera ahora nuestra ‘vice’ y nos dijera que “ha llegado la hora del sacrificio de los políticos”. Nada menos que después de cinco años de dura crisis y de ahogar a los ciudadanos con impuestos ya sacados de la manga. ¡Ay Soraya, qué guasona! Por si te asaltan las dudas, te ayudo. Sacrificio: dícese de la abnegación, renuncia o privación que se hace a favor de algo o de alguien. Ahora ya no vale retractarse… Se siente.

 

Pues con el sector audiovisual pasa lo mismo. No se pueden mostrar imágenes al ciudadano como si fueras su dueño cuando las has pirateado. Sí, es muy feo y nada ético (recuerden las clases en la universidad) coger vídeos de Youtube y abrir con ellos un informativo en ‘prime time’. Pues eso es exactamente lo que han hecho nuestras grandes ‘teles’ comerciales con los disturbios y enfrentamientos con los antidisturbios ocurridos en la manifestación del 23 de febrero en Madrid o el primer escrache que tuvo lugar en la estación de Atocha contra el diputado del Partido Popular Marcial Marín. Pero la lista es mucho más amplia.

 

Estos periodistas freelance o personas anónimas han tenido que tragarse que sus imágenes fueran utilizadas por los grandes medios sin su autorización e incluso sin conocimiento previo, y que se hiciera caso omiso a la licencia Creative Commons con la que las habían subido a la red. Una licencia pensada para que la difusión cultural sea totalmente libre, siempre que se cumplan tres condiciones: citar la autoría, no modificar la obra y que no haya ánimo de lucro. Frío, frío…

 

No sé ustedes, pero yo no soporto cuando actúan así a estos peces gordos, que se inflan a costa del periodismo ciudadano, y no lo saben agradecer. Sí, vivimos en una época en la que el titular de urgencia es el género predominante y que Internet ha creado sus propias normas, pero al César lo que es del César. Y a nuestra Soraya, a vigilarla. A ver cuál es el próximo comentario tramoyista que suelta por esa boquita…

Twitter: @VeronicaFdezGo

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: