Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

SURESNES 1974, ISIDORO Y EL NUEVO PSOE

El PSOE se encuentra hoy ante una encrucijada histórica, tanto por la responsabilidad que ha asumido su líder, Pedro Sánchez, para formar gobierno, como por la posibilidad de dejar de ser la fuerza mayoritaria de la izquierda en este país. Pero esto es una cuestión que no viene a cuento en este blog. Lo que sí puede interesar es como el PSOE resurgió de sus cenizas en el congreso de Suresnes de 1974, donde un joven Felipe González asumió el poder de un partido en la clandestinidad.  La historia del liderazgo de González se ha contado en muchos libros, así como lo que sucedió en ese congreso que marcó un antes y un después en la historia del centenario partido político fundado por Pablo Iglesias Posse. Yo he elegido la versión que cuenta en un libro de memorias Alfonso Guerra.


El XIII congreso del PSOE se celebró en 1974 en Suresnes, una pequeña población francesa muy cercana a París. Se celebró en el teatro municipal Jean Vilar, cedido por el  Alcalde de la ciudad como espacio para el debate político de un partido prohibido en España. Cuentan que la delegación sevillana llegó al congreso sin una conciencia clara de la importancia que alcanzaría el mismo. En aquella época, la organización sindical de U.G.T. no era autónoma, de manera que cuando el partido celebraba sus congresos, el sindicato aprovechaba que estaban todos para reunir al Comité Nacional, a la cabeza del cual estaba Nicolás Redondo, el candidato ideal en el que habían pensado los socialistas del interior para liderar al partido y sustituir así a la dirección colegiada presidida en el exilio por LLopis.


El total de militantes representados superaba la cifra de los de 3.500, de los que la mayor parte representaban a los socialistas del interior, siendo las más numerosas, las delegaciones de Asturias y el País Vasco. En el interior se consideraba a estas dos delegaciones como los cimientos de la organización, mientras que el grupo andaluz, representado por los sevillanos, estaba visto como el de los jóvenes socialistas que contribuían a la reformulación ideológica del partido.


El plenario del Congreso siguió el orden marcado hasta que llegó el momento culminante: la decisión de elegir el nuevo liderazgo del PSOE. Había llegado la hora - quedaba entonces un año para que muriera el general Franco- de personalizar en alguien una organización que debería estar presente con fuerza en el nuevo panorama político que se dibujaría en España a la muerte del dictador. La propuesta inicial era la que casi todos esperaban y deseaban: Nicolás Redondo. Pero no acepta y sugiere el nombre de Felipe González, quién contesta que no quiere ser secretario general. Vuelta atrás y nueva proposición para que acepte Nicolás y nueva negativa de éste. El cerco se estrecha sobre Felipe, lo que provoca la reacción de Enrique Múgica y Pablo Castellano, que se niegan en rotundo a que Felipe González tome la dirección del partido. Nicolás Redondo terció cerca de Múgica y le convenció, provocando la ira de Castellano, que argüía traición.


Cuando volvieron a proponerle a Felipe el cargo, dejó de negarse pero matizó que aceptaría ser primer secretario, al estilo de la modalidad francesa utilizada por Miterrand, pero no secretario general. Aceptada la propuesta, se podría decir que este nombramiento y la posterior elección de la nueva comisión ejecutiva significó la renovación generacional y la recuperación del PSOE por los militantes que vivían en el interior de España, los únicos que estaban conectados con la realidad diaria que se vivía en el país, y sobre todo supuso la supervivencia de la organización política como fuerza importante para el próximo futuro.


La comisión ejecutiva elegida en el congreso más importante de la historia moderna del PSOE estaba compuesta por: Isidoro (Felipe González), Juan (Nicolás Redondo), Goizalde (Enrique Múgica), Andrés (Alfonso Guerra), Ernesto (Guillermo Galeote), Hervás (Pablo Castellano),  Paco (Francisco Bustelo),  Celso (Eduardo López Albizu), Otilio (Agustín González), Txiki (José María Benegas) y Juan Iglesias.


Otros cuentan la historia de otra manera, pero a mí me ha parecido que ésta es la que más se acerca a la verdad. Pero sea como sea, este blog solo pretende entretener al lector y que todos conozcamos esas curiosidades y anécdotas que la historia siempre proporciona.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: