F rodriguez lopez original

Contando habas

Fernando Rodríguez López
Blog de Fernando Rodríguez López.

Diccionario de expresiones económico-políticas

En condiciones normales, ante una crisis tendríamos que analizar, sopesar, debatir, actuar y esperar. Cuando se juntan un par de crisis la cosa se complica y hay que actuar con más tiento, porque es posible que al solucionar un problema empeoren otros.

En situaciones de este tipo es muy importante que los responsables políticos puedan comunicar con claridad los diferentes conceptos implicados. Dada la complejidad de la presente situación, podría ser interesante contar con una guía que, a modo de diccionario, permita comprender el significado de algunas expresiones de uso común en el lenguaje político y económico actual, y ese es el objetivo de esta entrada.

 

Así, por ejemplo, cuando algunos políticos dicen… “Nos hemos visto obligados a tomar estas medidas tan extremas porque el déficit era más alto que el que ustedes habían dicho”, en realidad quieren decir… “Menos mal que el déficit era más alto que el que ustedes habían dicho, así podemos echarles la culpa de las medidas que hemos tomado”.

 

Cuando algunos dicen… “Vamos a crear un banco malo para sanear los balances de los bancos en dificultades y asumir los activos tóxicos, obteniendo beneficios con ello y sin que le cueste un solo euro al contribuyente”, en realidad quieren decir… “Vamos a crear un banco malo que va a ser la envidia del Banco de Harry Potter”.

 

Cuando algunos dicen… “Estas medidas exigen mucho sacrificio de todos, pero son las necesarias para tratar de superar la crisis”, en realidad quieren decir… “No tenemos ni idea de si estas medidas funcionarán, esperamos que sí porque en otros países parece que no han ido mal, aunque la verdad es que en esos otros casos la situación no era tan mala”, y a veces también… “No tenemos ni idea de si estas medidas funcionarán, pero al menos son las que le gustan a Alemania y con eso nos dejan de dar collejas”.

 

Cuando algunos dicen… “No podemos renunciar a nuestras cajas de ahorro, que durante tantos años han constituido el músculo financiero de nuestra región”, en realidad quieren decir… “No podemos renunciar a nuestras cajas porque nos han servido para financiar los ruinosos proyectos de nuestros amigos, para que muchos de los que estamos en política o en sindicatos ganáramos un sobresueldo sin tener la más remota idea de lo que es una institución financiera y para colocar en un retiro dorado a compañeros que ya habían terminado su vida útil”.

 

Cuando algunos dicen… “Otra política es posible para salir de la crisis”, en realidad quieren decir… “No tenemos ni idea de si puede haber otra forma de salir de la crisis, pero os voy a decir que sí para ver si logro que me votéis, y entonces yo sí que saldré de la crisis”.

 

Y cuando algunos dicen… “No dejes que pisoteen tus derechos”, por desgracia en muchas ocasiones en realidad quieren decir… “Preferiría que siguieras pagando mis privilegios con tu esfuerzo, con tus impuestos y con sobreprecios”.

 

Ojo, que no en todos los casos es así. Hay veces que es peor.

 

Por último digo “Feliz Navidad”, que es precisamente lo que quiero decir.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: