Blog autor

Ciudadano Magenta

Upyd Upyd

Deshonor, desprestigio, descrédito

Por Álvaro Aparicio, concejal de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila


Este jueves los diputados del Grupo Popular aceptaron formar parte del rebaño marcado por el hierro de quien fue tesorero de su partido durante 20 años, hoy en prisión preventiva. Es el tatuaje de Bárcenas sobre Rajoy y la cúpula del PP. Todos ellos lucirán la marca de la sospecha política que irradia la presunta financiación ilegal y el supuesto lucro personal por sobresueldos ilegales.


La voluntaria servidumbre de 185 personas libres y con conciencia es todo un deshonor aunque, para algunos, a mucha honra. Votar en contra de que el presidente del Gobierno de explicaciones sobre el caso Bárcenas y la presunta financiación ilegal del PP, es posicionarse en contra de algo que aprobarían, no sólo la mayor parte de los ciudadanos en general, sino también de los votantes populares en particular. Asistimos al cénit de una peligrosísima crisis de legitimidad institucional. Hablan de transparencia, mientras actúan anclados en la opacidad.


Por transparencia, ningún diputado puede oponerse a que un presidente aclare un asunto tan turbio como grave. Debería hacerse por principio, pero además, la estabilidad del Gobierno y del país está amenazada; y el desprestigio de las instituciones se ahonda día a día. Y este desprestigio, mientras los ciudadanos miremos para otra parte, provoca que la Política luzca su peor cara.


Algo parecido ocurre con el impresentable trato que nos brinda la banca. Mientras la financiación sigue prohibida, a diario desayunamos, comemos, merendamos y cenamos los respectivos anuncios publicitarios infumables de Bankia; los cansinos y excesivos en el caso del Santander en su patrocinio de la Fórmula 1; los cuentos estupendos de la preciosa labor social de La Caixa, mientras nos preparamos ante el inminente aluvión del balón o, lo que es lo mismo, el atracón del atraco de la siguiente liga BBVA. Sin dinero para el crédito, mientras se anuncian sin complejos. Sensacional.


¡Qué descrédito! Prescindan de tanta función y dedíquense a trabajar en su labor.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: