Blog autor

Ciudadano Magenta

Upyd Upyd

“Chiringuitos”

Me sorprende, o no, que el omnipresente Agustín González tilde de irrespetuosas las palabras de Rosa Diez que calificó en Ávila de “chiringuitos políticos” a las diputaciones provinciales.

Pero, ¿qué significa irrespetuoso?: “persona que no muestra respeto”

 

¿Y respeto?: “consideración sobre la excelencia de alguna persona o cosa”. Un término que también se refiere a cuestiones morales o éticas.

 

Que el presidente de la Diputación de Ávila, popularmente conocido por su afición a acaparar cargos y nóminas extraterrenales, tenga la osadía de hablar de respeto cuando no lo hace con los ciudadanos de Ávila, es cuanto menos una irresponsabilidad. Y  no les muestra respeto desde el momento que no explica su gestión en Bankia, no explica su posición en el caso de las preferentes, no explica sus retribuciones, no explica el uso que hace de coches oficiales o las designaciones a dedo de asesores.

                                                    

Señor González, lo comparta o no, creemos que las diputaciones son chiringuitos, cementerios de fieles de los partidos políticos. Administraciones que gastan mas en la gestión que en lo realmente necesario y donde más casos de corrupción se producen, porcentualmente muy superiores a los detectadados en los ayuntamientos. Perpetúan el despilfarro de dinero público para costear su propio funcionamiento y sus dirigentes políticos no son elegidos directamente por los ciudadanos, lo que repercute negativamente en la calidad democrática, la transparencia y la confianza en unas instituciones que, a veces, parecen agencias de colocación. Administraciones a las que, en un falso concepto municipalista, el Gobierno del PP quiere trasladar las “competencias de contratación” de los ayuntamientos que no demuestren eficiencia en la prestación de servicios dando más poder, si cabe, a personajes como Baltar, Carlos Fabra, Isabel Carrasco, Joaquín Ripoll, Atilano Soto o el mismo Agustín González, todos ellos imputados por diversos casos.

 

Disiento. Desde UPyD, y yo el primero, apostamos por un municipalismo real que, al igual que en Europa, fusione municipios. Esta fusión, puramente administrativa, en ningún caso aboga por la desaparición del mundo rural ni de los pueblos y su idiosincrasia sino todo lo contrario, de lo que se trata es de dotar a los ayuntamientos resultantes del tamaño y las capacidades necesarias para garantizar una mejor y más eficaz  prestación de los servicios que demanda el ciudadano, quien debe tener el derecho de elegir democráticamente a sus gestores.

 

Señor González esa justificación de mantener las diputaciones provinciales que ustedes proponen, como gestoras de municipios incapaces, ¿no sería mejor encomendárselo a un municipio fusionado más grande, más cercano, capaz de gestionar recursos y con pleno conocimiento de las necesidades de su zona? Para mi eso es municipalismo, no empeñarse en mantener “chiringuitos”.

 

Manuel Vicente Pérez

 

Portavoz del Grupo Municipal de UPyD en el Ayuntamiento de Ávila

Comentarios

Gracias por este material, que es muy impttoanre para formacif3n de los nif1os me1s pequenos, es de mucha utilidad tanto para padres como para docentes.nuevamente muchas gracias. Heriberto. 22/07/2013 20:57 #3
Gracias por este material, que es muy impttoanre para formacif3n de los nif1os me1s pequenos, es de mucha utilidad tanto para padres como para docentes.nuevamente muchas gracias. Heriberto.
David 31/05/2013 11:18 #2
Sea irrespetuoso o no, es una vergüenza que se sigan manteniendo unas instituciones que despilfarran el dinero de los ciudadanos, se estima que tanto dinero como el que ha sido necesario para rescatar el sistema financiero que estos mismos señores han llevado a la quiebra. Cuando hay unos señores elegidos por los ciudadanos que nos están engañando y abusando de la confianza que se ha depositado en ellos, hablar de falta de respeto está fuera de lugar.
Fede 30/05/2013 00:09 #1
La organización territorial, de este país, es medieval. Entonces, era razonable, pero hoy no tiene otro sentido que vulgar pastoreo de votos. Mientras los politicastros, que son la sarna de este país, continúen campando todo seguirá igual.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: