Blog autor

Blog Ramón Vicente

Tribuna de Salamanca

Malas noticias

Los nostálgicos están de enhorabuena. Llevamos tiempo en que grupos de antaño, bandas que conocimos sin canas, ahora saltan de nuevo al escenario con barriguita cervecera y pelo blanco con entradas en el mejor de los casos. Y es que el tiempo pasa para todos. Este es el caso de Los Suaves que aterrizaron en Salamanca para presentar su último trabajo “Adiós, adiós”. Eso pensaron los asistentes, olía a despedida y humo en un recinto deportivo.

Da igual que el cantante tuviera sobrepeso o que no se le entendiera, por lo menos desde donde yo estaba. Para eso estaban sus incombustibles fans, entraditos en años algunos también, para cantar las canciones. Esas que según su líder, Yosi, son de quien las canta.

Una hora y media de concierto. Después, el “run run” de la gente que salía del recinto dando por hecho que probablemente sería la última vez que verían a los míticos Suaves. Dicen que se separan, su cantante está enfermo y el médico le ha recomendado que abandone los escenarios, por lo menos el striptease final.

Yo, la verdad es que no soy muy aficionado a comprar gorras, pañuelos o camisetas, pero en este caso y por diez euros acabé con una de las camisetas que reza “Esta noche no se duerme”.

Esta noche todo vale,
la suerte me encontró,
tengo todo lo que quiero,
sigo siendo un soñador.
La banda está sonando,
la fiesta ya empezó,
no está todo perdido,
aún me queda el rock and roll.


No sólo he visto a una de las bandas que hicieron historia en el rock de nuestro país siendo los teloneros, en su día, de los Rolling Stones ¡Ahí es nada! También la noche fue una de esas de reencuentros, de ver a amiguetes que hacía tiempo que no veía. Estos conciertos no sólo sirven para ver a las viejas glorias de rock, también valen para hacer un viaje en el tiempo, un viaje a lo que éramos, a lo que fuimos ayer. Y si esta aventura viene acompañada de canciones como: Dolores se llamaba Lola, Tocando fondo, Siempre igual o Malas noticias, mejor que mejor.

Por cierto, el grupo salmantino Ruido de Fondo no se guarda en la manga en sus conciertos la versión de Malas noticias. Pirri, Torru y compañía estaban allí, como todos, disfrutando de la música en directo. También Juan Querol, que con su camisa blanca y sus gafas de sol tocó con uno de los dos teloneros salmantinos de la noche presentando, así, su nuevo proyecto, Texas Resaca Blues, tras haber abandonado su anterior banda, Baden Bah.

Casi todas las canciones tienen detrás una historia. Unas vibran por el primer amor, otras por un desengaño o simplemente suenan por una noche cualquiera en la que estábamos en un concierto como este, bueno, parecido, aunque con la misma intensidad en las cuerdas vocales.

La noche se está cayendo y con ella el tiempo.
El día no sirvió de nada, tardes de nubes sin agua.
Hoy el cielo es de cemento.
¡Malas noticias!




@ramonvicente71

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: