Blog autor

Blog Paco Cañamero

Tribuna de Salamanca

La muerte taurina de Barcelona

La Barcelona taurina ya ha muerto, en la crónica de una muerte anunciada, como la magnífica novela de Gabriel García Márquez. Ríos de tinta han €˜cantado€™ a lo largo de estas jornadas este funeral esperado, por otra parte, ya desde hace años. Desde que se consumó esa aberración quedan un montón de folios escritos que llevarán los vientos del olvido y de la desidia, siempre con los taurinos como verdaderos culpables de tumbar de un puñetazo letal la que fue la ciudad más taurina de España. La que vivió la Fiesta con más pasión que en ninguna otra.

Tener grandeza

La Fiesta están tan descafeinada, vive tan cuesta abajo y está inmersa en una pérdida de valores tan grande que, con frecuencia, me pregunto qué pintamos aquí. Predicando en el desierto en el que unos cuantos -taurinos- van a llevárselo y les da igual todo. Otros viven de la tontería (sobre todo muchos €™istas€™) y el resto no hacen más que bulto y van al barullo. Sin tener ni repajolera idea, pero al menos respetan y escuchan para aprender. O intentarlo.

El genio de Morante

Quince días después de la gran eclosión artística de la temporada, aún acaricia en la sensibilidad de los aficionados los ecos del grandioso triunfo de Morante de la Puebla en Bilbao. Desde ese día, muchas de las conversaciones de los aficionados giran alrededor del genio de Morante. De esa grandiosa obra de arte, que fue uno de los icono de esta temporada, rubricada con la magia de su arte y de su poderío sobre las arenas negras del Bocho.

José Tomás sigue sin mojar

José Tomás también se quedó con la miel en los labios en Linares en este año I tras su resurrección de Aguascalientes. Otra vez salió por su propio pies de la plaza, para disgusto de sus acérrimos, quienes tendrán que esperar a mejor ocasión. Y mira que en esta ocasión acudían al abrazo de la leyenda de Manolete, justo cuando se cumplen 64 años desde que €˜Islero€™ segase su vida para nacer una leyenda que, cuando llega la feria de San Agustín, recupera la actualidad. Incrementada en los últimos años desde que José Tomás se postre en los altares de Manolete y sienta pasión por la vida y la obra del mito de Córdoba.

El fin de una leyenda

La nostalgia se hace presente en el Campo Charro en esta temporada de 2011. Es el año I de la desaparición de los €˜patasblancas€™, un mito ganadero de Salamanca que viene a sumarse a la caída de otros emblemas de esa tierra.

El ruedo de España

Agosto vive su particular ecuador con la vieja piel de toro, de España entera, convertida en un ruedo. Las ferias, junto a los distintos espectáculos taurinos se suceden sin solución de continuidad a lo largo y ancho del país. Son días en los que los sonidos de los timbales y clarines se escuchan retumban en los oídos del aficionado con el orgullo de vivir tan cerca nuestra Fiesta. Nuestra Tauromaquia, símbolo y grandeza de esta tierra.

El dolor de Leandro

Cuando más necesitas algo, muchas veces es cuando más falla, como toda esta mañana cuando las líneas telefónicas de parte del Campo Charro se quedaron sin operar para Internet y por tanto sin posibilidad material de poder trabajar. Es otro claro ejemplo de esta Salamanca de regional preferente (pero con impuestos de Champions League, que nos toca sufrir). En los toros ocurre igual, en ocasiones cuando más fortuna necesita un torero es cuando se cruza en su camino el derrote traidor de la mala suerte. Ocurre ahora con un torero importante Leandro, de los mejores de la actualidad y que bebió las aguas de su aprendizaje en esta tierra, que ahora ha sido noticia por sufrir un inoportuno percance que frena la temporada de su lanzamiento.

El largo túnel del dolor de Ortega Cano

José Ortega Cano habló, por primera vez tras al trágico accidente sufrido a finales de mayo, para un medio de comunicación. Y lo hizo el domingo por la noche, en las ondas de la SER. En el programa €˜Los Toros€™ de Manolo Molés.

Juan del Álamo despierta la ilusión

Desde que llegó el boom taurino de Santander de manos del salmantino Paco Gil a principios de la década de los 80, ese paradisiaco rincón cántabro se ha convertido en una extensión veraniega de la charrería. Sobre todo cuando llega la €˜semanuca€™ y al amparo de Feria de Santiago, junto al complemento de la playa y la buena gastronomía, cientos de paisanos han encontrado en la bella capital montañesa el lugar para disfrutar de las vacaciones.

Cataluña, un triste final

Durante el siglo XX se decía que quien quisiera conocer el estado real de un país no tenía más que darse una vuelta por las plazas de toros y, después de observar la reacción del público, encontraría el verdadero calco social y político, al ser la Tauromaquia el vivo reflejo de la Nación.