Blog autor

Blog Noelia Gago

Tribuna de Salamanca

Tardes en Blanco y Negro

Albergo con ternura y cierta añoranza el recuerdo de aquellas largas tardes aromatizadas por químicos bajo farolillos rojos, olores que aunque fuertes a mi me parecían los más deseables, y tan duraderos que no lograba hacer desaparecer de mis dedos ni siquiera después de varios lavados.

Antes de apagar las luces y quedar a oscuras, la más lejana y débil luz podía dar al traste con todo el trabajo si no conseguías la absoluta oscuridad, había que dejar todo bien organizado, memorizado y al alcance de la mano, no siendo que justo cuando ya tenías el negativo fuera de la carcasa enrollado en la espiral y expuesto al riesgo exterior, en la búsqueda a tientas algo fuese a parar al suelo justo en ese preciso instante. Una vez a salvo en el tanque sólo había que esperar a que los líquidos, que esperabas haber mezclado en su justa medida, cumpliesen su función arrastrando las sales de plata de las zonas grises y negras.

Una vez seco el negativo y tras comprobar a contraluz que había recibido el tiempo deseado, llegaba el ansiado momento de positivar y ampliar aquellas pequeñas imágenes. Todo preparado, temperatura idónea, música de fondo y todo el tiempo del mundo por delante, podía pasarme hasta más de cinco horas en el laboratorio, bueno, eso si las fotos no eran para el periódico, en ese caso todo tenía que ser procesado en el mínimo tiempo posible, parecía como si te desdoblaras en varias personas, allá a finales de los 90 cuando los periódicos eran en blanco y negro y lo digital sólo era ciencia ficción.

Tras la puerta, que estaba totalmente prohibido abrir, comenzaba el mágico momento de transformación donde en el papel blanco inmaculado se comenzaban a dibujar las imágenes en la bandeja del revelador tras haber sido expuesto a la luz de la ampliadora, con o sin reservas, con o sin contactos.

Todo a cambiado mucho desde aquellas tardes en blanco y negro, los dedos ya no quedan impregnados con el añorado olor a fijador, ahora sufren lesiones asociadas al manejo de un ratón, pero pase el tiempo que pase siempre las recordaré de manera muy especial, las sales de plata son una parte importante de mi vida y de mi recuerdo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: