Blog autor

Blog Javier Castellanos

Tribuna de Salamanca

Steve Jobs

Se ha escrito mucho estos pasados días sobre la dimisión de Steve Jobs en Apple. La compañía que fundó en un garaje, la que prescindió de él y a la que volvió para encabezar el cambio más grande en la tecnología doméstica moderna.

Steve Jobs es de esas personas especiales. De las que marcan una época y dejan un vacío para siempre cuando nos dejan. Steve no nos ha dejado aún y me gustaría pensar que no nos va a dejar, pero cualquiera que haya tenido a un familiar en estado terminal y esté viendo las fotos que aparecen en los últimos días de Steve Jobs, no puede presagiar nada bueno. Tras un cáncer de páncreas y un transplante de hígado, batallas en las que cualquier mortal sin su poderío económico habríamos posiblemente fracasado, me pasa lo mismo como cuando alguien conocido, de mi familia o alguien al que considero buena persona avanza por ese camino sin retorno: ÂżPor qué él? ÂżPor qué alguien que podría darle a la humanidad completa tantos y tantos avances aún nos va a abandonar tan pronto?

Me pasó con Freddy Mercury cuando nos dejó. Un genio como pocos que se fue sin darnos todo lo que podría habernos dado. Como Jobs.

Es el mayor accionista individual de Disney tras la compra de Disney de esa compañía que él también fundó: Pixar. Nada más y nada menos. Responsable de Toy Story y de una nueva forma de hacer cine. Majestuoso Jobs toque lo que toque.

Lo que menos me preocupa es si Apple podrá seguir siendo Apple cuando Steve no esté. Yo creo que la máxima de los negocios es que nadie es imprescindible. Una empresa como Apple, del tamaño y la producción de Apple debe tener un arsenal de productos en I+D y un capital humano capaz de seguir por el camino marcado por el genio Jobs.

Cuentan que se metía en cada detalle, en cada icono, en cada embalaje del producto, etc€Ś

Una forma de gestión que ha creado escuela. Una forma de gestión que muy pocas personas en el mundo pueden hacer pues se necesita ser experto en multitud de aspectos y además tener una cabeza privilegiada.

También dicen que es tirano, que te puede despedir en el ascensor sólo tras hablar contigo unas palabras y que hace salir lo peor de cada cual en los negocios.

Sea como fuere yo me quedo con los hechos: creó el primer ordenador personal el año en que yo nací, cambió la industria del cine con Pixar y de la musica con el iPod y ese fue el punto de inflexión de una empresa hasta entonces minoritaria. Y luego lanzó dos productos más (para algunos el mismo a distinto tamaño) que han cambiado para siempre la tecnología y han puesto los pilares para los productos tecnológicos de los próximos 10 años: el iPhone y el iPad. Ambos líderes indiscutibles en su segmento e inspiración para toda la competencia.

Steve siempre ha ido por delante. La única pena es pensar que esta vez parece ser que también irá por delante en el punto final. Esto no es un adiós, Steve. Es un ojalá te mejores y sobre todo es un GRACIAS.

 

Javier Castellanos
Twitter: @judicatario

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: