Blog autor

Blog Javier Castellanos

Tribuna de Salamanca

Las huelgas generales y la tecnología

[DISCLAIMER: Cualquier persona que no lea este post con una mentalidad abierta y ácida/humorística por favor que abandone este site y se declare en huelga de lectura]
Siempre repito en este blog que el mundo ha cambiado con la tecnología. No podía más que pensar esta mañana de huelga general en esos piquetes que se han ido a los mercados centrales de todas las ciudades. ¡Qué mentalidad Dios mío!

Es de los años 30 pensar que si paralizas el mercado central las tiendas quedarán desabastecidas y la carestía de alimentos en los comercios hará patente la huelga. Es una acción huelguista de la época de mi abuela, cuando los alimentos se compraban a diario.

Y esto me ha hecho pensar cómo podríamos saber que hay huelga en un mundo totalmente tecnológico y digital...

Los piquetes (casi siempre mal llamados informativos) supongo que en el mundo digital serían similares al SPAM: anuncios y correos no solicitados que buscan comercializar su producto o servicio saturando tu buzón de correo, esta vez no de silicona por lo menos.

También serían los piquetes los que promoverían ese día el Trending Topic, el tema más caliente en Twitter, retransmitiendo en directo todas las movilizaciones, subiendo videos, etc…

¿Y los servicios mínimos? Imaginemos que se declaran en huelga Gmail, Facebook y Twitter. Si se declarasen unos servicios mínimos en estas tres compañías de internet, éstos nunca podrían ser similares a los del mundo analógico.

Unos servicios mínimos que mantuvieran la página web funcionando provocarían que un usuario no percibiera nada sobre la huelga. Para él todo sería normal y no sabría si en esa empresa hoy trabajan todos o la mitad de gente.

Por tanto una muy buena forma de llevar a cabo servicios mínimos en este mundo loco de internet sería:
  • GMAIL: has enviado en el último mes unos 20 correos diarios, pues hoy sólo puedes mandar 5. Así que elige bien cuáles mandar.
  • TWITTER: Permitiría sólo tuitear 3 veces.
  • FACEBOOK: No podrías hacer nuevos amigos, ni peticiones de amistad, ni mandar mensajes privados y sólo podrías escribir en tu muro un par de veces. Las demás capacidades estarían cerradas.

¡Eso sí que sería un huelga!

Pero vendría la otra parte… como todos los movimientos sociales que se llevan a cabo últimamente (incluida esta huelga) le dan mucho protagonismo a las redes sociales, en especial a Twitter, chocarían el derecho a la huelga y los servicios mínimos con la libertad de expresión y de asociación (aunque sea digital). Podría entenderse que cerrar Twitter o dejarlo reducido a su mínima expresión por huelga sería similar a limitar el derecho a darle cobertura y expandir la huelga por las redes sociales.

Es decir, se declararían ciertas webs como esenciales para un internauta y otras no, creando una desigualdad. Podría entenderse que es más esencial poder usar Twitter que la web de Bankinter por ejemplo. Un lío.

¿Y los sites tipo Amazon? ¿Cómo podrían sus empleados hacer que la página de Amazon estuviera en huelga? ¿No realizando envíos ese día? ¿No dejando hacer pedidos?

Lo que me queda claro después de intentar pensar esto es que en un mundo digital los sindicatos, tal y como los conocemos, y las huelgas, tal y como las conocemos, estarán no tardando mucho tan obsoletos como lo está hoy el discoplay o las enciclopedias por fascículos.

En este entorno social y digital toca reinventarse. El primer sindicato digital se llevará el gato al agua: ¡Afíliate pagando por Paypal!

Seguiremos informando

Javier Castellanos
Twitter: @judicatario

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: