Blog autor

Blog de @clapformarta

Tribuna de Salamanca

La fiesta del pijama

España se ha vuelto laica, y no porque lo diga el gobierno o monseñor Rouco. Nos hemos hecho mayores porque hemos cambiado el traje de ir a misa por el pijama. Teniendo en cuenta que soy de la opinión de que Dios creó el mundo en pijama y de recién levantado, no conozco una mejor manera de honrarle que vivir los domingo en pijama.

Cibeles

¿Qué hace un bloguero/a sin oficio ni beneficio, que opina de todo sin saber de ná, en una semana como la pasada? Pues comentar Cibeles, así que con estos santos y con la canción de Mecano tatuada en la cabeza, allí me colé y en su fiesta me planté. Ésta es mi crónica.

Sí, quiero

Hay algo en las bodas que me atrae irremediablemente, quizá sea un trauma que arrastro desde pequeña porque mi madre siempre me disfrazaba de pollo o de oso, que eran disfraces muy abrigaítos para el clima charro y no de princesa que era el sueño de mi vida, pero los años me han convencido de que me tira más la barra libre que el atuendo. Al contrario que todo el mundo a mí me gustan esas bodas en las que no conoces a nadie porque no te ves obligada a dar conversación y si la cosa se pone fea te escabulles sin que nadie te eche en falta. Nada me gustaría tanto como sentarme a la puerta con mi labor a comentar la jugada con la vecina de turno pero muy a mi pesar cuando vas a una boda te tienes que implicar y cumplir unos mínimos. Así que os voy a dar unos consejitos.

Sombra aquí y sombra allá

Una se va haciendo mayor y lo nota cuando al mirar la agenda de eventos mensuales tiene más citas con la peluquería que con el sexo masculino o cuando se da cuenta que el saber si ocupa lugar €“todo mi saber está debajo del ombligo y se llama lorza€“ o cuando algún niñato pedorro en su afán de mostrar cierta educación, te trata de €œust逝. Y es que amiguitas atrás quedaron mis años en los que salía en pijama a la calle y me tiraban pétalos de rosas en forma de piropo €œalbañileril€ y llevaba la cara más limpia que el culo de un niño.

Vamos de paseo, en un auto nuevo

¿Ves cuando alguien de tu grupúsculo te dice que está embarazada? Durante semanas te pasas el día viendo barrigas a todas horas. De repente la de la frutería, la que te sella la primitiva y dos primas tuyas tienen unos bombos de seis meses nacidos como de la nada... Bueno pues a mí me pasa lo mismo pero porque me voy a comprar un coche y he llegado al punto de no retorno en el que ya no me fijo en otra cosa. El análisis de cualquier vehículo que se me cruza, ocupantes, marca, modelo y color (en ese orden) se ha convertido en algo tan irracional que después de dos semanas de agotamiento, he pensado que la solución pasa por comprar el coche pero únicamente por salud mental.

Queridos reyes magos:

Ya sé que esta carta está fuera de plazo, pero es que el año pasado os pedí un montón de cosas en tiempo en forma y me mandasteis un pijama y he pensado que si os pillo en la cuesta de enero, os pasará como a las dependientas de Zara que os volveréis mucho más atentos. Además no quiero que me traigáis nada y sí que os llevéis mucho, así que aprovechemos el porte que está la sopa por las nubes.

El tazón maravilla

Jamás pensó Earl Silas Tupper que cuando inventó el tazón maravilla iba a salvar de la hambruna a tantos hijos de sus madres. Si además eres de los que come todos los días en su grata compañía, convendrás conmigo en que el "tupper" se ha convertido en un elemento de clase y distinción. Cuando a todos nos iba bien, presumíamos de móvil, de zapatos, de bolso€Ś Ahora que la cosa está chunga lo más "in" es llegar los lunes y restregarle a tu compañero de trabajo esas lentejas de madre con su caldito marrón y su morcillita€Ś

Oda a la amistad

Permitidme queridos lectores en este vuestro post un hueco para la prosa poética, una oda a la amistad:

A nadie le amarga un voto

Somos así, votamos por deber democrático pero elegimos de la misma manera que escogemos el atún en un ultramarinos pequeño -en escabeche o en aceite, Isabel o Calvo, no pidas más-. Yo afirmo que solo hay que echarle media hora para encontrar una formación política que se adapte exactamente a tu manera de pensar. Buscando, buscando, encontré la mía y por el camino dejé unos bellos cadáveres: