Blog autor

Blog César Brito González

Tribuna de Salamanca

Colorín colorado

A principios de Octubre del pasado año, les hablaba de un mantra familiar de rancio abolengo que procuro aplicar siempre en mi vida diaria: buen porte y buenos modales abren puertas principales. Nada ha cambiado en todo este tiempo y mantengo mi intención de aplicarlo.

Porque, de igual modo que hay que tener la educación suficiente como para presentarse al llegar a un lugar, es igual de aconsejable hacer gala del mismo hábito para despedirse al abandonarlo. Lo contrario sería €œdesaparecer a la francesa€ y no es mi estilo. Efectivamente, ha llegado el momento de las despedidas. Con el presente Pasaporte Charro terminan ocho meses de colaboración como bloguero para Tribuna de Salamanca.

Y, además de las despedidas, también es el momento de los agradecimientos. En primer lugar, a los responsables de Tribuna, que fueron en mi busca, halagándome con el gesto. Me ofrecieron un hueco entre sus blogueros y me dieron total libertad para escribir de lo que quisiera y como quisiera, sin limitarme en ningún sentido, sin condicionarme bajo ninguna circunstancia y mostrándome su apoyo, afecto y reconocimiento personal. Les garantizo que no todos los periodistas de esta ciudad pueden decir lo mismo, al hablar de sus superiores. Muchas gracias para ellos y mis mejores deseos con este espléndido diario que es Tribuna de Salamanca. Lo mismo para los compañeros tribuneros en Ávila, que también creen en el proyecto.

También me despido de mis colegas blogueros en la cabecera de los jueves, Victorino García e Inda Jaus. A ambos he seguido la pista con regularidad y, a pesar de no conocerles personalmente, desde ahora siempre me unirá a ellos una íntima y sutil ligazón, nacida de haber sido €œvecinos de letras€. También mando un abrazo sincero a otros blogueros a quienes me une una especial relación: Paula Martín, promesa del periodismo deportivo y David Monaguillo, bloguero estrella y auténtica dinamo de los fogones. A la primera le dediqué un pasaporte, hace tiempo, pues me devolvió en parte la esperanza en la profesión. Tampoco nos conocemos personalmente, pero le deseo la mejor de las suertes. A David sí que lo he desvirtualizado y me une a él una chispeante, incipiente y prometedora amistad. Es otra de las cosas positivas que me llevo.

Sin embargo, el mayor de mi agradecimiento es para ustedes, que han estado pendientes de mi pasaporte cada semana. Han sabido€“ al menos han intentado €“ entender mis desvaríos y han compartido mis textos en sus redes sociales, porque consideraban que lo que decía cada jueves tenía algo de sentido, o porque podría resultar interesante para alguien. En muchísimas ocasiones me han alentado con sus comentarios y con sus puntos de vista, que siempre me han enriquecido a nivel personal y profesional.

También me despido de mis detractores €“ que también los he tenido, no crean €“ a quienes aseguro que lamento que hayan podido llevarse una impresión equivocada de mis cualidades como juntaletras y opinador. Les garantizo que no soy mala persona. Si me encuentran por ahí, no duden en desvelarme su condición y me esforzaré por hacer que cambien de opinión, pincho y caña mediante. También les echaré en falta.

Me marcho de Tribuna, pero no de la ciudad. Continuaré buscando mi lugar y disfrutando de Salamanca y de su gente. Tengo intención de agenciarme un pasaporte charro y, créanme, a cabezón no me ganan muchos. La invitación a tomar unas cañas y unos pinchos, para arreglar el mundo acodado en una barra, es extensiva a cualquiera de ustedes.
Tampoco abandono la red. Continuaré con mi Pasaporte Charro en esta otra dirección, donde procuraré mantener en listón que tan alto han colocado como lectores de este diario. Damas y caballeros, ha sido un placer. Espero disfrutar pronto de su compañía. Hasta otra ocasión.

Twitter: CesarBritoGlez
pasaportecharro@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: