Blog autor

Blog César Brito González

Tribuna de Salamanca

Colorín colorado

A principios de Octubre del pasado año, les hablaba de un mantra familiar de rancio abolengo que procuro aplicar siempre en mi vida diaria: buen porte y buenos modales abren puertas principales. Nada ha cambiado en todo este tiempo y mantengo mi intención de aplicarlo.

Pancartas y urnas

El sector educativo se ha echado a la calle para protestar por los recortes que le afectan. No sé con qué grado de éxito aunque, honestamente, no creo que importe mucho. ÂżPor qué? Pues porque se trata de la educación, señores. Es decir, de la ramera de todas las administraciones y el comodín de los sindicatos, las agrupaciones de profesores, de alumnos€Ś De todo quisqui, vamos. €œLa educación es lo que importa€, dicen por ahí. €œInvertir en educación es invertir en futuro€, cuentan en las pancartas. ÂżEn serio? No sé por qué, pero no termino de creérmelo. No con nuestro currículo.

Querido Rodrigo

Normalmente uso este espacio para contar las cosas que me pasan, las que veo y lo que pienso de ellas. No siempre me hago entender, casi siempre se me malinterpreta o se extraen conclusiones que no tienen nada que ver con el espíritu original que me movió, en su momento, a escribir un €œPasaporte charro€

La cazadora de libélulas

Es de esas personas que pueden pasar fácilmente desapercibidas, emboscadas en el ajetreo diario de una ciudad, ya sea ésta grande o pequeña. Su constitución menuda, casi frágil – como las hadas de Christensen – puede hacer que temas romperla, si la atrapas entre las manos. Igual que las libélulas de las que hablaba el poeta, tan esquivas, hermosas y volátiles como la esencia que hace a la poesía misma ser lo que es.

Tan lejos, tan cerca

Es bueno echar la mirada atrás. No anclarse en el pasado, cuidado. Pero sí girar la cabeza y contextualizar lo vivido. Solamente así podemos valorar, en su justa medida, los avances y cambios que se suceden en nuestras vidas. Que estamos mal, en muchos sentidos, nadie lo duda. Que hemos estado infinitamente peor es innegable.

!Qué carácter!

Hace tiempo inicié una serie de artículos cuyo objetivo era analizar distintos mitos relacionados con la ciudad y su gente. En el primero de ellos, hablaba del calificativo de €œculta€ que suele ir asociado con Salamanca. Prosigo con ese afán pseudo sociológico, para validar o desmontar algunos tópicos del €œsalmantinismo€ más arraigado, hablando en esta ocasión de la €œforma de ser€ prototípica del charro medio ÂżSon los salmantinos tan delicados como unas bragas de esparto?

Elogio del €œpeseto€

Una de las señales que me indican que me estoy volviendo algo charro €“ al menos en lo tocante a residencia y desarrollo de vida diaria €“ es que voy conociendo las caras de muchos taxistas. Bueno, eso y que ellos van reconociendo mis trazas, también, que tampoco es moco de pavo. Ahora que lo pienso, también puede ser indicador de que soy un vago redomado, pero no es a eso a lo que voy esta semana.

Parada de Monstruos

Me preocupo por muchas cosas, en general. No es que viva atribulado y doblado como un ajo, por el peso de la congoja. Pero debo reconocer que tuerzo el gesto constantemente con cosas que no me gustan, casi siempre pequeños detalles sin importancia. A pesar de este perenne sentimiento de €œmosqueo€ por nimiedades, procuro no amargarme la vida, porque corro el riesgo de convertirme en un gruñón insoportable a edad temprana. Aunque a veces me cuesta trabajo no ponerme a repartir escopetazos en €œModo Puerto Hurraco€, sobre todo con aquellos temas que conciernen a la profesión que elegí en suerte.

Delicias e-pistolares

Abrir una ventana semanalmente, a través de la cual contar tus cosas, tiene sus contratiempos y fastidios, como es lógico. Cuando escribes para el público y te expones por completo debes acostumbrarte, aunque cueste, al simple que lee tu texto sólo a medias y que interpreta lo que quiere, al que saca juicios de valor sin conocerte ni haberte visto en la vida, al que cree ser ingenioso sin pasar de obvio y también al Troll, sin más. También hay lectores considerados, educados y con opiniones propias, que siempre son interesantes y productivas, aunque no sean las tuyas, que dejan comentarios a los artículos. Los hay que leen, pero no comentan. Y los hay que, directamente no leen.

Será maravilloso€Ś viajar hasta Mallorca

Viajar siempre es bueno, le quita a uno el polvo de encima, tanto el del cuerpo como el de la mente. Casi siempre, el cambio geográfico te permite algo de perspectiva para analizar con más claridad el entorno en el que te desenvuelves y centrar la atención en asuntos que la costumbre y los hábitos del día a día colocan en algún rincón olvidado.