Csierramoreno80x111 original

Andadas

Celia Sierra Moreno

México lindo, querido y lleno de rincones mágicos

Las andadas de hoy están dedicadas. Quiero dedicárselas a la pareja de amigos que me cedieron sus fotos para que pudiera enseñarlas en mi blog y vosotros, andantes, os encontrarais más cerca de esta joya americana, cuna y refugio de artistas; tierra de color y sabor. Principio y quién sabe si final. Chamacos, chamacas… ¡llegamos a México!

Cuando era pequeña y escuchaba hablar de Cancún, me parecía como poco, estar oyendo hablar del paraíso. Esas aguas, esas playas… no sé, el típico viaje soñado. Después mi madre se aficionó a una telenovela de esas de las tardes de la Uno que estaba rodada en aquel país y que hablaba de lugares con grandes puertos comerciales como Campeche que no hacían más que incrementar mis ganas de conocer aquel lugar.

 

Hoy os voy a llevar a recorrer esos lugares y muchos más. A ver si entre todos encontramos la esencia real de México.

 

La mejor forma de comenzar un recorrido por este país es visitando la capital, D.F. Si, es cierto que, a priori, no parece el lugar ideal para pasar las vacaciones, pero ciertamente tiene rincones dignos de conocer como el Centro Histórico, la Plaza de Armas, también conocida como “Zócalo” o el Palacio Nacional, donde se pueden contemplar los murales más importantes del pintor Diego Rivera.

 

México es un lugar lleno de historia; una parte de esa historia se puede contemplar en El Templo Mayor, es una zona arquitectónica del D.F. y en él se pueden ver dónde se ubicaban los antiguos Templos Aztecas. También en la capital se encuentra el templo más sagrado de México, la Basilica de Guadalupe, patrona del continente americano y que cuenta innumerables fieles. No muy lejos de allí, se encuentra la zona arqueológica de Toetihuacán, donde se pueden visitar las pirámides de la Luna y del Sol, desde donde contemplaréis unas vistas espectaculares si sois capaces de subir los doscientos empinados escalones.

 

El estado de Oaxaca es uno de los más importantes del país. No en vano su capital, Verde Antequera, denominada así por sus edificaciones en cantera verde, es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Uno de los mayores encantos de esta ciudad es que nos descubre parte del pasado colonial de México.

 

De Oaxaca destaca el Monte Albán, antigua capital de los Zapotecos. Allí se pueden contemplar la Gran Plaza o el Juego de Pelota tantas veces fotografiado y visto en televisión. El centro histórico de Oaxaca incluye joyas como el Templo de Santo Domingo de Guzmán, la Catedral, el Zócalo o el mercado Benito Juárez, en el que podréis degustar productos elaborados en la zona.

 

Dejad atrás Oaxaca y continuad por los Valles Centrales entre los que destaca Teotitlán del Valle o Mitla, al ciudad de los muertos, famosa por sus originales edificios. Y desde ahí dirigíos hasta el famoso estado de Chiapas. Ahí podréis recorrer el Cañón del Sumidero a través del río Grijalva; este recorrido puede convertirse en una auténtica aventura si a mitad de la travesía se pone a llover y la única forma de no mojarse es sujetar, con vuestros compañeros de viaje, una lona por encima de vuestras cabezas. No niego que sea toda una hazaña cruzar el cañón, pero mejor abstenerse los que tengan problemas cardiacos. O sean unos miedosos, ¡que tampoco pasa nada!

 

Si tenéis la oportunidad, recorred los pequeños pueblos que encontraréis de camino a Palenque porque será cuando descubráis las tradiciones tan arraigadas que tienen sus habitantes y encontraréis, así, la verdadera esencia de México: la bondad de sus gentes, la maravillosa gastronomía y una cultura que marcó, en parte, lo que nosotros somos ahora.

 

Y digo que os lo encontraréis de camino a Palenque, porque si os habéis metido 9 horas de avión para ir a México, no podéis dejar de visitar esta zona arqueológica, Patrimonio Cultural de la Humanidad, que es una de las más importantes del mundo maya. Si, esos que idearon un calendario que decía que el mundo se acababa en 2012. Fallaron… pero sólo por la lata que dio todo el mundo con el bendito calendario, ya merece la pena visitar los lugares que ocuparon.

 

No muy lejos de aquí, se encuentra Campeche, esa ciudad que os decía al principio que salía en una telenovela que veía mi madre, y que ha sido escenario de muchas escenas de la película El Ché. Campeche se caracteriza por ser una ciudad colonial tranquila en la que podréis pasear y contemplar sus murallas y baluartes.

 

No, no se me olvida. Sé que muchos estaréis echando de menos Chichén Itzá. Ya llegamos. Chichén Itzá es una de las 7 nuevas maravillas del mundo. El monumento más conocido es la pirámide El Castillo, pero hay mucho más como la Plaza de las Mil Columnas o el Cenote de los Sacrificios. Dad gracias a los dioses mayas de que ya no se pueda subir a la pirámide. Conozco gente que subió y tuvo que bajar sentado del vértigo que sentían y de lo empinados que estaban los escalones.

 

No voy a hablar de las playas. Eso ya lo hacen los folletos vacacionales que anuncian el todo incluido. Nosotros, andantes, somos más de conocer y descubrir… ya lo sabéis, ¿verdad?

Comentarios

Arantxa M. 21/06/2013 16:03 #1
Y que lo digas, México lindo y querido...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: