E roberts 80x111 original

Amuletos contra el desastre

Laura Emily Roberts

El proceso de Kafka

Cuando tenía diecisiete años, pensaba que el mundo era este lugar extraño en el que se te condenaba a hacer algo y no sabías por qué. En el que tenías que hacer siempre algo sin saber por qué. Ser alguien y no saber por qué. A veces muy bien no saber ni siquiera quién, y pensar que otros sí lo sabían. Este es más o menos el estado de ánimo que describe El proceso, de Franz Kafka, una obra maestra de la persecución, del absurdo y de la pesadilla. Josef K. no puede acceder a la verdad, a la justicia, a la ley. Josef va atravesando pequeños tribunales, pequeñas pruebas sin fin, en las que “todos”, como se da cuenta –sus vecinos, su familia, las personas que conoce– son parte de los tribunales. Y finalmente… Finalmente Josef acaba aceptando su culpa, su destino, como algo que le corresponde (ser alguien y no ser quién; ser algo y no saber por qué), porque la sociedad nos hace a todos a no ser que luchemos, y Josef se cansa de luchar. Como esas pesadillas de las que uno cree que no va a despertar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: