Silueta original

Abriendo alamedas

Hugo Crespo

Frank Sobotka: la construcción de un mito

Frank sobotka by jonsix d58f4hh detail

La izquierda no necesita héroes trágicos como Frank Sobotka, sino nuevos relatos y nuevos mitos con capacidad emancipadora que dejen de mirar al pasado con nostalgia para mirar el futuro con esperanza. Hay que pasar de la lógica de la resistencia y la derrota a la ofensiva y la victoria.

La identidad del personaje

 

            Frank Sobotka, personaje ficticio de la serie ‘The Wire’, es el tesorero del sindicato de estibadores de Baltimore. En un mundo posfordista, donde abunda la tercerización de la economía y la precarización de los puestos de trabajo, derivándose de ello una identidad fragmentada y mutante, Sobotka, que pertenece al mundo fordista agonizante, tiene una fuerte conciencia de clase (es hijo, padre y hermano de estibadores). Va a ser esta conciencia de clase la que determine la línea de acción de este personaje, que obtiene dinero del crimen organizado (hace desaparecer drogas y otras sustancias que llegan al puerto) para mantener su mundo  mediante sobornos a políticos (el proyecto del canal).

 

            Una de las características del personaje es su mezcla de idealismo y pragmatismo, algo que en la serie se encargan de resaltar comparándolo con su hermano; ambos comparten una mismo análisis de la situación, saben que su mundo lleva agonizando décadas, pero mientras Frank Sobotka trata de hacer algo (sus tratos con delincuentes), su hermano mantiene una posición netamente idealista: él no quiere mancharse las manos. Así, queda configurado el personaje de Frank Sobotka como patriarca, no sólo de su familia, sino también de la clase obrera a la que representa.

 

El héroe trágico: muerte y redención

 

            Decía Lenin que había que ser pragmático sin hacer de ello una ideología. Frank Sobotka se enreda en su propia madeja: un hombre (o mujer) solo no puede con el peso de la historia. Sobotka intenta combatir los procesos de transformación históricos en solitario (Idealismo) jugando el mismo juego que sus rivales (Pragmatismo), y es en esta contradicción irresoluble donde va a encontrar la muerte y redención. El pater familias que trata con la mafia no para su beneficio personal, sino para el del colectivo, encuentra una muerte redentora que lo eleva a la categoría de mito para la clase obrera.

 

La necesidad de otros mitos y otros relatos

 

            Los mitos de la izquierda funcionan y operan dentro de su imaginario colectivo, pero no trascienden más allá de este ámbito y pierden cualquier capacidad emancipadora que pudiera haber en ellos. Esto tiene que ver con la derrota sin paliativos que ha sufrido la izquierda en las últimas décadas. La izquierda no necesita mártires, no necesita a Frank Sobotka; hacen falta nuevos relatos y nuevos mitos que dejen de mirar al pasado con nostalgia para mirar al futuro con esperanza.

 

 

Comentarios

Paulita 23/12/2014 09:38 #1
La higiene también es importante, amigo Hugo

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: