Silueta original

Abriendo alamedas

Hugo Crespo

El vaciamiento de la democracia

La desregulación finaciera internacional y una construcción europea claramente favorable al capital finaciero han vaciado de contenido nuestras democracias, donde los derechos sociales cada vez más son papel mojado. Las elecciones griegas de este domingo 25 pueden suponer el principio del fin de la hegemonía neoliberal en la UE si vence Syriza.

            La pérdida de soberanía de los pueblos europeos no es algo nuevo ni casual, sino la construcción premeditada de una Unión Europea neoliberal a la que le sobra todo contenido democrático y social. Desde el Tratado de Maastricht al Tratado de Lisboa, los gobiernos de los distintos países europeos han ido cediendo la soberanía de sus respectivos países al capital financiero internacional, origen de la actual crisis, consolidando con ello un modelo de desarrollo insostenible e injusto.

 

            Un capítulo nuevo en este vaciamiento de la democracia es el TTIP (Tratado Trasatlántico de Comercio e Inversión), apoyado entre otros por PP y PSOE, que lejos de mejorar la vida del pueblo estadounidense y europeo empeorará todavía más sus condiciones materiales de vida. Si la desregulación del sector financiero en los años setenta nos ha traído esta crisis, el TTIP ahonda en desregular aún más éste y otros sectores. Los gobernantes europeos parecen decir: «¿No querías caldo? Pues toma dos tazas».

 

            Las elecciones griegas previstas para este domingo 25 de enero tratan de dilucidar si el pueblo griego recuperará su soberanía o si por el contrario siguen el camino hacia el abismo que llevan hasta ahora. Syriza es la posibilidad de recuperar esa soberanía y, como ya sucedió en 2012, eso pone nerviosos a los que más tienen que perder: la oligarquía y el capital financiero. Además, la victoria de Syriza supondría un terremoto europeo, abriendo paso al cambio en otros países, como Irlanda y España.

 

            Para salir de esta crisis en la que nos han metido las políticas neoliberales de los grandes partidos europeos es necesario recuperar la soberanía económica, dotándonos de instrumentos que nos permitan decidir a los distintos pueblos europeos qué futuro queremos. No se trata de salir de la UE y/o del euro, sino de construir una Europa democrática donde el pueblo sea verdaderamente el dueño de su futuro, por eso apoyaré a Syriza el próximo domingo. “Δυνατά, δυνατά, γίναν όλα δυνατά τ’αδύνατα”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: