Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

San Sebastián – Día 8

La jornada de ayer terminó con la última película de Sección Oficial en competición: La herida, ópera prima del director Fernando Franco, reputado montador de películas como Blancanieves. Casi venía con la difícil misión de exprimir las últimas posibilidades de conseguir una clara favorita para llevarse la Concha de Oro del Zinemaldia. Las opiniones no son unánimes, hay a quienes les ha gustado mucho, a otros les ha aburrido o dejado indiferentes. En mi caso, salí algo decepcionado, quizás albergué demasiadas expectativas. Pero de lo que ahora no tengo dudas es que es una película inteligente, bien construida y asentada en un guión que sabe por dónde ir y qué puntos tocar o tan sólo insinuar.

 

Tengo la sensación de haber visto ya muchas películas construidas de esta forma tan realista, cámara en mano, persiguiendo a la protagonista allá donde se dirige. La actriz que da vida a este complejo personaje (narrativa e interpretativamente hablando) se llama Marian Álvarez, que interpreta a Ana, una chica de 28 años con un trastorno de la personalidad cuyos síntomas vamos conociendo a lo largo del film. Así como su historia: puesto que la seguimos única y exclusivamente a ella, sus diferentes situaciones y los escenarios a los que nos conduce nos van dando pistas sobre lo que ocurre. Vive con su madre, vemos que tiene problemas con su novio, sale por la noche sola…

 

La película se divide en dos partes separadas por una elipsis. Pese a haber transcurrido casi doscientos días, vemos la vida de Ana de manera cíclica (mismas situaciones en casa y con su madre, crisis personales, automutilaciones…). ¿Una forma de mostrar la imposibilidad de salir del hoyo, de vivir siempre con problemas sin poder escapar de ellos? Pese a la opinión generalizada, el director opina que La herida es una película esperanzadora. No desvelaré por qué, pero hay varios elementos a tener en cuenta que se conectan y permiten la catarsis. Nótese, sin tener nada que ver la una con la otra, la más importante escena de Perder la razón, donde una espléndida Émile Dequenne interpreta la misma escena liberadora y explosiva que Marian Álvarez en La herida. La actriz española también se luce en su papel y por ello es la clara favorita a conseguir la Concha de Plata a la mejor interpretación femenina.

 

Fuera de concurso se ha presentado hoy Prisioners, donde un espectacular, como siempre, Hugh Jackman ha protagonizado, junto a Jake Gyllenhaal, un thriller donde dos familias tienen que lidiar con la desaparición de las dos hijas pequeñas de cada familia. Una serie de pistas y personajes llevan a Keller Dover (Jackman), como padre de familia, y a Loki (Gyllenhaal) como el detective que investiga el caso, a iniciar una búsqueda desesperada de las niñas en una narración que se sale de los parámetros hollywoodienses, y no tanto por contribuir al debate moral sobre la actuación del verdugo sobre los sospechosos como por estar contada al estilo propio del director Denis Villeneuve: dejando espacio para la libre interpretación (aunque, por supuesto, aquí el final es más cerrado, al contrario que Enemy) y la simbología.

 

En la rueda de prensa el actor Hugh Jackman ha respondido preguntas sobre la película, su visita a San Sebastián, la experiencia como presentador en la Gala de los Oscars o su continuidad, por el momento, en su papel de Lobezno. Ya sólo queda la película que cierra oficialmente el Festival de San Sebastián, lo nuevo de Jean-Pierre Jeunet: El extraordinario viaje de T. S. Spivet. Mañana hablaré de mis favoritas para llevarse los diferentes premios del certamen y de cuáles creo que serán los resultados. Por la noche se conocerán los resultados durante la Gala de clausura.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: