Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

San Sebastián - Día 7

Unas vacaciones a Bosnia se convierten en una difícil investigación amateur sobre algunos de los horrores cometidos en aquél país durante los años 90. Kym Vercoe es una turista australiana que viaja sola a aquel país. A su vuelta descubre que en el hotel en el que se alojó se cometieron violaciones a mujeres musulmanas. Así, decide regresar y descubrir por su cuenta el motivo de que esta información permanezca oculta. For those who can tell no tales (Jasmila Zbanic) es una película para nosotros, los que no hemos vivido ni conocemos la historia ni los horrores cometidos allí. Como su protagonista, la película nos convierte en turistas de un horror silencioso, el de la memoria oculta, el de la represión que no supera el pasado turbio del país. El juego de transiciones acompañadas de música funcionan como preludio a aquello que va a venir pero que también se oculta: somos meros turistas, conocemos la superficie de la realidad diferente en la que nos entrometemos.

 

Pero, curiosamente, bajo esa capa de racionalidad hay elementos que escapan de la cordura (el hombre que baila en la calle y con quien  la protagonista interactúa, las autoridades opresoras y el sometimiento de quienes buscan la verdad). La película de Zbanic consigue su propósito por contar con pocos elementos el fantasma de las pesadillas que pululan por los lugares inanimados de la película.

 

El director francés François Ozon repite en Zinemaldia tras conseguir el año pasado la Concha de Oro con En la casa. En esta ocasión presenta Jeune et jolie en la sección Perlas. Es, básicamente, el descubrimiento sexual de una joven que acaba de cumplir diecisiete años. Tras unas vacaciones de verano en que conoce a un chico alemán con quien pierde la virginidad, Isabelle es consciente del poder de atracción que tiene sobre los hombres, de la belleza natural que le ofrece muchas posibilidades económicas y, sobre todo, una oportunidad para explotar su lado más oscuro, vicioso y pervertido que pone su vida al servicio del cuerpo y la sexualidad.

 

Convertida en prostituta de lujo, debe mantener en secreto su segunda vida en paralelo a sus estudios y la relación con personas de su edad. La película plantea cuestiones morales, como la permisividad sobre qué hacer con su cuerpo una vez que es consciente de lo que hace, sus riesgos y posibilidades,  todo ello en una visión de la chica como centro de un deseo implícito a su propia vida que la conduce por poderosos caminos que escapan a su voluntad. Es una buena película (si bien no logra emocionar), el personaje es ideal y profundiza notablemente en los aspectos elementales de la historia: el obvio encanto de la actriz Marine Vacht y su juventud como la plenitud de la vida.

 

Mañana comentaré la última de las películas en Sección Oficial y la última película española a concurso. A priori, La herida ya ha triunfado por encontrarse compitiendo por la Concha de Oro siendo la ópera prima de Fernando Franco. Pero hay grandes expectativas y no muy claras preferidas para alzarse con el máximo galardón donostiarra.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: