Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

San Sebastián 2014 – Día 5

Aunque la pulsión por sobrepasar los límites que un determinada sexualidad impone está presente en el film, Bande de filles es sobre todo un drama de un grupo de adolescentes con futuro incierto. La anterior película de la directora Céline Sciamma, Tomboy (2011), narraba la historia de una niña que se hacía pasar por chico ante sus compañeros de colegio. Este conflicto se difumina en su última película, y sin embargo no deja de insistir en el mismo tema pues no esconde su deseo de mostrar la construcción de la propia identidad a través de la sexualidad. Sciamma nos narra la adolescencia de una chica afrofrancesa, residente en los extrarradios de París, que busca una salida a su situación. Vive con un hermano que la maltrata, fracasa en los estudios y está sola. Por eso se apoya en un nuevo grupo de amigas, con las que descubrirá las gamberradas y las peleas, pero también un importante soporte emocional, como se ve en una de sus mejores secuencias donde bailan al ritmo del Diamond de Rihanna.

 

Y más perlas. Esta vez desde la Nueva York que le gusta retratar a Ira Sachs. Love is strange es la historia de una pareja homosexual (Alfred Molina y John Lithgow) que decide casarse después de treinta y nueve años de relación. Como consecuencia de este importante paso, George es despedido de su trabajo. La situación financiera de la pareja empeora, por lo que se ven forzados a dejar su apartamento y buscar uno más económico. Mientras lo encuentran, viven separadamente en casa de amigos y familiares. Si en su anterior trabajo Sachs se centraba en una pareja joven cuyos problemas sentimentales se alargaban en el tiempo, aquí vuelve a sorprender gracias a otra historia naturalista narrada con tacto y sentimiento. Ahora con menos pasión, sin las locuras ni el ímpetu de juventud, las preocupaciones de los protagonistas tienen que ver con su situación de desamparo donde lo único que les queda es la confianza en el otro. Historias familiares y cotidianas que dejan cierto gusto agrio pero con la sensación de haber visto una buena película.

 

Christian Petzold y su Phoenix

Hemos podido hablar con el director Christian Petzold sobre su última película: Phoenix, cuyo guion fue escrito por el recientemente fallecido Harun Farocki y por el propio director. La idea proviene de una novela de los años cincuenta que quisieron adaptar al cine, donde el alemán vuelve a contar con su actriz fetiche, Nina Hoss, para relatar la vida de una mujer cuyo rostro ha sido desfigurado por los nazis. Reconoce Petzold, sin embargo, que el título es una equivocación, pues el mito del fénix que renace de sus cenizas era usado por los nazis como metáfora del surgimiento del nuevo imperio alemán, y no van precisamente por ahí los tiros. Aunque la Alemania actual, bromea, ha resurgido de sus cenizas y ahora fabrica unos coches estupendos.

 

Hemos querido insistir sobre su relación profesional con su amigo Farocki (Fuego inextinguible, Videogramas de una revolución), quien ha participado en todos los guiones de sus películas durante veinte años. Guiones que escribían después de “pensar locuras intensamente”, ya fuera en la cocina de Harun tomando café o bien dando un paseo. Después Petzold ponía orden a toda esa locura, lo escribía, se lo enviaba a su amigo y volvían a reunirse nuevamente. Se conocieron siendo estudiantes y aprendieron juntos a ver películas, intentando saber cómo las habían realizado sus autores. Petzold lo considera único en el arte analizar algo sin que por ello se agote su significado. Además, nunca pensaba en el aspecto comercial del cine sino que le interesaba el aspecto artístico. Admite, finalmente, no ser aún consciente de su fallecimiento, ocurrido hace poco más de un mes.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: