Paula calle original

A piñón fijo

Isabel de la Calle
Blog de Isabel de la Calle.

Impopular pero cierto

Empiezo avisando, para que luego no digan que les engaño: Hoy quiero hacer una reflexión en voz alta sobre el hecho de que la UDS se haya acogido a la Ley Concursal esta semana, hecho que me parece injusto a todas luces, no por el caso del Salamanca, sino de todos los clubes en general (si quieren lanzarme 'tomatazos, sigan leyendo que se encenderán más)
Como si está leyendo esta noticia es porque le interesa el fútbol y la situación en la que está actualmente la UDS, no le explicaré qué es la Ley Concursal, dejando claro simplemente que es la que regula la situación de la entidad unionista tras haberse declarado en situación de insolvencia... vamos que no puede cubrr con su patrimonio las deudas que tiene.

Bien. Hay que dejar claro también que el siguiente paso es la intervención. Es decir, que todas las decisiones que antes tomaban los directivos, ahora las tomarán los administradores concursales que designe un juzgado.

Por último, vamos con el tema de los pagos. Por lo visto, se paralizan todas las deudas que el club tenía antes del Concurso de Acreedores y se van pagando los gastos que vayan viniendo a posteriori en el funcionamiento normal del club.

Y ahora va mi opinión, que como les decía seguro que es impopular... Y es que me parece completamente injusto que a este tipo de empresas (no deja de ser una Sociedad Anónima) se le ofrezcan este tipo de ayudas para su supervivencia, cuando al resto de empresas no deportivas, no. Al fin y al cabo, la situación actual de la UDS se produce exclusivamente por la mala gestión de sus dirigentes (no les pongo nombre, me da igual, ése no es mi objetivo) y ahora se movilizan una serie de cauces legales para ayudarles... ¿por qué?

¿Por qué una empresa normal llega a la quiebra no recibe esta serie de ayudas cuando a lo mejor tiene incluso más trabajadores en nóminas y familias dependiendo de ella? ¿Por qué a una empresa como la UDS, con capital privado -para eso es una SAD- se le permite no pagar a acreedores como Hacienda -que somos todos- y a otras empresas, más pequeñas o mayores, no se le permite?

No se equivoquen, me gustaría que la UDS como club siguiera adelante para siempre y saneara sus arcas para empezar de cero con una gestión adecuada, pero... ¿tenemos que pagar todos su mala gestión? y, sobre todo ¿qué pensarán de esto las familias a las que embargan por no poder pagar sus deudas o las empresas que cierran por lo mismo?

¿Por qué son los clubes de fútbol unos agraciados en este sentido?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: