Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Turismos surtidos y variados para INTUR 2013

Se van dando pasos importantes en la organización y la promoción turística de nuestros pagos y tierras palentinas, pero queda mucho por hacer

Lo sabemos todos, creo, pero tampoco se puede afirmar con rotundidad. Instituciones varias, ayuntamientos -muchos- y las asociaciones del ramo que sobreviven, ponen toda la carne en el asador, principalmente en estos días en los que Intur nos pilla en Valladolid. Cuatro jornadas para vender los encantos de una provincia de interior que puede presumir de tener una variedad cromática, artística y cultural tan buena como la mejor.

 

Tenemos románico como nadie, humedales, iglesias como catedrales, castillos de primera magnitud, pueblos de estampa tradicional, museos de gran poderío, Camino de Santiago, Canal de Castilla, gastronomía auténtica con productos clásicos a la par que innovadores, buenos restaurantes, sensacionales hoteles, veredas, cañadas reales, rincones únicos, gentes acogedoras, emprendedores que se la juegan, técnicos que ponen sobre la mesa todo su saber.

 

En Palencia tenemos mucho, pues tampoco nos faltan fiestas, costumbres, tradiciones, villas romanas, mercados varios y zonas claramente delimitadas que conforman un todo provincial. Y conviene recordarlo, ahora con  más optimismo si cabe, para que la crisis no se lleve nuestras señas turísticas de identidad de un plumazo. Porque todo ello genera riqueza y empleo, aunque no nos vendría mal afinar más la imaginación para lograr mayores retos y obtener mejores resultados.

 

No es tarea fácil, nadie lo discute, pero tenemos que estar al pie del cañón, juntos, aunque no revueltos. Porque Palencia, capital y provincia, tienen que saber convertir nuestros pagos en un destino en el que el personal pernocte, superando las visitas de un día. Tenemos que tener la habilidad de mover a los turistas por las comarcas, ofreciendo paquetes con precios competitivos y ofertas atractivas. Hay que conseguir que las oficinas de turismo de lo rural estén abiertas todo el año, hablar entre los municipios de una misma zona para no coincidir en las mismas fechas cuando organizamos actividades culturales, ser más rigurosos a la hora de potenciar determinados eventos con subvenciones y apostar por la calidad frente a la cantidad.

 

Pues dicho queda. Venga.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: