Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Gente añeja en-barricada

Ellos también han decidido manifestarse a su manera. Así es. Cada cual tiene su propia fórmula.

Pero la de Evelasio y Potasio es singular: se han metido en la bodega del tío Raimundo y han dicho que no salen. Que no quieren saber nada de nada, que pasan de todo.  Al principio todos pensábamos que se trataba de una broma, pues entraron el viernes por la noche y bueno, ya se sabe… la tontería podía durar hasta el domingo por la tarde, si acaso. Pero qué va, que llevan quince días y se sabe que están vivos por el humo de la chimenea. No, no es que tengan frío, es que siguen con la parrilla a toda mecha y lo cierto es que huele que alimenta en todo el pueblo. Y, ayer, según comentaban en los informativos de la radio, invitaron a panceta a los curiosos, pasando por la gatera raciones abundantes de chorizo y morcilla.

 

Hoy mismo, para estupefacción de viandantes y curiosos, han llegado los repartidores de gaseosas y el de cervezas. Los susodichos han bajado a la bodega y han subido con el albarán firmado y guardándose el dinero en el bolsillo. "¿Qué tal están, se encuentran bien, necesitan algo?", ha preguntado el alcalde. "Para mí que están como Dios", ha señalado rotundo uno de ellos, "pero con el suministro que tienen aguantan ahí más que un martillo el Sol"…

 

De momento, aquí seguimos, esperando que nos den alguna explicación. Algunas hipótesis apuntan a que se trata de una campaña publicitaria de Aquarius para promocionar el mundo rural y el buen yantar, pero no está muy claro. En la panadería consideran que la culpa la tiene la mujer de Potasio, que le recrimina que se está poniendo muy gordo y que no hace nada para bajar barriga y lucir una tableta modelo Cristiano. Las malas lenguas dicen que la culpa la tiene Evelasio, que no le dejan entrar en casa. Lo cierto es que ya son el comentario de toda la comarca y ocupan titulares en la prensa y reportajes en los dominicales más sensacionalistas.

 

Hace un rato han lanzado una bolsa por uno de los respiraderos y los chiguitos, rápidamente, han destripado la de Carrefour para ver el contenido, a saber, dos monos azules, un par de viseras de una empresa de fitosanitarios y una nota manuscrita que dice: "Ya que nos quieren enterrar vivos que no falte vino ni grasaza".  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: