Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Flexiones en RE para un martes de color palentino

Hay mucho tomate para reflexionar y muchos pepinos por moldear. Hay  mucha fruta madura y… otra tanta verde que quizás algún día tome color  y voto. Reflexiones para un martes, que vienen muy bien a falta de flexiones y pesas. 

A fin de cuentas, cada cual hace deporte como  puede, aunque sea dando con la tecla del ordenador y esperando que sea la correcta.  Pero también el teclado es muy suyo y juega a la  subjetividad de la nube virtual.

 

Ya queda menos, claro que sí, para que termine la campaña electoral  europea. Campaña que está pasando sin pena ni gloria, con candidatos que hablan de lo nacional y que tiran balones fuera para que no se hable, a lo mejor, de lo que Europa supone y esconde. Y no nos engañemos, desde que "semos" europeos hemos mejorado, al menos en lo económico. Vaya, que estábamos muy necesitados de subvenciones y otras cosas, parece ser.

 

Otro cantar es el "merkelismo" - que no el mercantilismo-, que quiere borrar de un brochazo hasta nuestra costumbres y formas de vida.

 

Reflexiones para un martes de mayo cualquiera, esperando agua para nuestros campos palentinos.

 

Días en los que se habla mucho del pan y el circo que nos aporta a todos, servidor incluido, el deporte rey, cuña monarquía nadie discute. Que ya se sabe que los colchoneros tomaron las de Villadiego y se alzaron con una liga que también quieren que sea continental (aunque también existimos los madridistas silenciosos).

 

Habrá que esperar al sábado, día de reflexión para estar en el bar viendo el futbol y el domingo ya veremos si es día de lágrimas o emociones fuertes.

 

Por lo demás, pues nada. Aquí tomando un café, tomando notas de la vida, oteando el horizonte de las conversaciones en un bar, templo sagrado en el que todos sentamos cátedra y taburete. Será por sabiduría.

 

Reflexiones para un martes que busca el 40 de mayo, entre Proyectos Simbas que desmantelan empresas y cacaos palentinos como si nada, a la espera de la inyección que resucite una provincia que está pelada de gente, aplaudiendo al mismo tiempo a los valientes jóvenes que deciden invertir y crear su pequeño negocio. Un todo junto.

 

Y para terminar, sin gerundios ni geranios, invitación al  tarareo que pueda hacernos mejores. Canta Alberto Cortez: “a partir de mañana…”

 

Ya está. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: