Rastrillo en el Ateneo de Salamanca

Fotos: Sara Bayón